Guernica: en un comunicado, la Iglesia remarcó que "no avala las tomas"

LA NACION
·2  min de lectura
"Nada justifica la intrusión y la violencia a costa de la vida y los derechos de los demás", afirma el texto
Fuente: Archivo

Horas después de que se desalojara el predio tomado por cientos de personas desde julio en Guernica, y tras los incidentes registraron entre policías y manifestantes, que dejaron varios heridos y al menos 35 arrestados, la Conferencia Episcopal Argentina emitió un documento para manifestar su postura: "La Iglesia no avala las tomas".

"Nada justifica la intrusión y la violencia a costa de la vida y los derechos de los demás. La Iglesia no avala las tomas. Son ocasión de violencia y agitación social, muchas veces incentivadas", afirma el texto del organismo que nuclea a los obispos argentinos, y toma así distancia de la postura del referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) Juan Grabois, cercano a los círculos eclesiásticos y al papa Francisco, quien defiende la toma de tierras por parte de familias que precisan un lugar para asentarse.

"Mucho menos aceptable es el oportunismo de quienes se aprovechan de la extrema necesidad de los más pobres para usarlos en función de sus propias ganancias y clientelismo político", agrega el comunicado, que sin embargo reconoce que las ocupaciones evidencian "la precaria situación de tantas familias". "Como cristianos nos sentimos interpelados ante toda forma de exclusión que deja a hombres y mujeres sin un techo digno".

La Iglesia también se refirió a los incidentes registrados hoy entre oficiales y manifestantes y aseguró: "No podemos dejar de expresar también la preocupación por cualquier resolución de estos conflictos que naturalice la violencia y ponga en riesgo la vida de las personas".

En otro momento del texto, firmado entre otros por el monseñor Oscar Ojea, obispo de San Isidro, y el cardenal Mario Aurelio Poli, arzobispo de Buenos Aires, el organismo le reclama al Estado su responsabilidad en la creación de políticas para brindar acceso a la vivienda y al trabajo digno.

"En estas horas dramáticas, en que los casos se replican, confiamos en que una diligente intervención de la justicia evitaría escaladas de violencia entre las partes. Con la autoridad de su mediación se facilitaría el diálogo con las autoridades proponiendo posibles alternativas para las familias pobres que verdaderamente necesiten un lugar para vivir".

Por último, destacan: "Nos conmueve la cantidad de niños implicados, ellos esperan una respuesta seria y rápida de nosotros los adultos".