Guernica: Alberto Fernández y Cristina Kirchner siguieron paso a paso el desalojo, en contacto con Áxel Kicillof

Jaime Rosemberg
·2  min de lectura

Preocupados por la extensión del operativo de desalojo en Guernica, y en comunicación directa con el gobernador bonaerense, Áxel Kicillof, el presidente Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner, siguieron "minuto a minuto" las alternativas de la intervención de la policía bonaerense, que luego de más de tres meses terminó con la ocupación del predio por orden judicial.

"Alberto y Cristina hablaron con Áxel toda la mañana y estuvieron al tanto de todo", afirmaron a LA NACION desde la gobernación bonaerense, y afirmaron que la Casa Rosada avaló el operativo "porque la cuestión se había radicalizado con el protagonismo de fuerzas de izquierda", que resistieron la actuación de la policía comandada por el ministro de Seguridad, Sergio Berni. Fuentes del gobierno nacional coincidieron en que la atención sobre el caso fue "permanente" aunque aclararon que la responsabilidad fue de la administración Kicillof. "Se cumplió con una orden judicial, era público que esto iba a suceder", afirmaron cerca del Presidente.

"Excelente": el desalojo de Guernica fue satisfactorio para el fiscal que coordinó el operativo de esta madrugada

"La única relación con el operativo fue el apoyo a través de equipos de comunicación de la Policía Federal", puntualizaron desde el Ministerio de Seguridad nacional, que encabeza Sabina Frederic, que sumó repetidos roces con Berni desde que ambos asumieron sus cargos.

Desde la gobernación bonaerense deslindaron en la Justicia la responsabilidad en la decisión de desalojar. "Fue por orden de la Justicia, no había forma de dilatarlo. Y se hizo de la manera más pacífica posible, no teníamos margen para otra cosa", afirmaron desde la gobernación bonaerense, que llevó adelante el operativo con 4000 efectivos. Aclararon que "no se reportó ningún muerto", uno de los principales objetivos del actuación judicial, y denunciaron que la izquierda "montó un show" para victimizarse. "Fueron corriendo a cortar el Obelisco y el Puente Pueyrredón, fue muy obvio", se quejaron.