Gauteng: cómo está hoy la región que fue el epicentro de la ómicron en Sudáfrica y por qué genera esperanza

·8  min de lectura
Un paseo navideño en Melrose Arch, Johannesburg, Guateng
LUCA SOLA

PRETORIA.- Las infecciones por Covid-19 están bajando en Pretoria, el área de la capital administrativa de Sudáfrica, lo que podría indicar que la variante ómicron ya alcanzó su punto máximo en la ciudad donde se encontró por primera vez en el país, hace menos de un mes, y la curva de contagios sería más breve que la de la delta.

Los hallazgos se alinean con los comentarios del ministro de Salud, Joe Phaahla, de que la ola impulsada por ómicron puede estar alcanzando su punto máximo en Gauteng, epicentro de la nueva variante desde su hallazgo el mes pasado.

“Los primeros indicios apuntan a que podríamos haber alcanzado el pico en Gauteng”, dijo Phaahla en una conferencia de prensa. “Pero hay un aumento correspondiente y rápido de casos en las otras grandes provincias”.

Los datos diarios de nuevos casos en el país son poco fiables porque pueden verse afectados por un ritmo irregular en las pruebas, demoras en los reportes y otras variaciones. Pero apuntan a una alentadora posibilidad, nada concluyente aún, de que los contagios por ómicron puedan remitir rápidamente tras un agresivo aumento.

Tras alcanzar el martes un techo de casi 27.000 nuevos casos en todo el país el jueves pasado, las cifras cayeron a unos 15.424 contagios ayer. El descenso comenzó antes y se ha mantenido en la provincia de Gauteng, la más poblada del país, con 16 millones de personas, y donde se encuentran la ciudad más grande, Johannesburgo, y la capital, Pretoria.

Melva Mlambo (derecha) y Puseletso Lesofi se preparan para secuenciar muestras de la variante ómicron del coronavirus en el Centro de Investigación Ndlovu, en Elandsdoorn, Sudáfrica
Melva Mlambo (derecha) y Puseletso Lesofi se preparan para secuenciar muestras de la variante ómicron del coronavirus en el Centro de Investigación Ndlovu, en Elandsdoorn, Sudáfrica


Melva Mlambo (derecha) y Puseletso Lesofi se preparan para secuenciar muestras de la variante ómicron del coronavirus en el Centro de Investigación Ndlovu, en Elandsdoorn, Sudáfrica

“El descenso en nuevos casos de forma nacional, combinado con el descenso continuado en nuevos casos registrado aquí en la provincia de Gauteng, que durante cuatro semanas ha sido el centro de esta ola, indica que hemos pasado el pico’', dijo Marta Nunes, investigadora senior en el departamento de Análisis de Enfermedades Infecciosas y Vacunas en la Universidad de Witwatersrand.

“Fue una ola corta, y las buenas noticias son que no fue muy grave en términos de hospitalizaciones y muertes”, dijo. “No es inesperado en epidemiología que un aumento muy drástico, como el que vimos en noviembre, se vea seguido por un descenso drástico’'.

La provincia de Gauteng vio dispararse sus cifras a mediados de noviembre. Los científicos responsables de secuenciar el genoma del virus identificaron con rapidez la nueva variante ómicron, que presentaba importantes mutaciones y fue anunciada al mundo el 25 de noviembre.

Ómicron, que es significativamente más contagiosa, no tardó en convertirse en la versión dominante del virus en Sudáfrica. Se estima que el 90% de los casos de Covid-19 en la provincia de Gauteng desde mediados de noviembre eran ómicron, según las pruebas.

Los expertos en Sudáfrica temían que el enorme volumen de contagios pudiera abrumar a los hospitales del país, a pesar de que ómicron parezca causar una enfermedad menos grave, con menos hospitalizaciones, pacientes necesitados de oxígeno y muertes.

Pero entonces, los casos en Gauteng empezaron a caer. Tras alcanzar los 16.000 nuevos contagios el 12 de diciembre, las cifras en la provincia han bajado de forma constante, a apenas 3300 casos ayer.

“Es significativo. Es muy significativo”, dijo el doctor Fareed Abdullah sobre la evolución de la enfermedad. “El rápido aumento de los nuevos casos se ha visto seguido por un rápido descenso y parece que estamos viendo el principio del fin de esta ola”, dijo Abdullah, que trabaja en la unidad de COVID-19 en el Hospital Académico Steve Biko de Pretoria.

En otro indicio de que la ola de ómicron en Sudáfrica podría estar remitiendo, un estudio sobre trabajadores de salud que dieron positivo en Covid-19 en el hospital Chris Hani Baragwanath de Soweto mostró un rápido aumento y después un brusco declive en los casos. “Hace dos semanas veíamos más de 20 casos nuevos al día, y ahora son unos cinco o seis casos por día”, dijo Nunes.

En la mayoría de los países afectados por la delta, la variante tardó entre 3 a 4 semanas para ser dominante (50% de los casos) y de 6 a 8 semanas en representar el 90 por ciento de los casos.

“Demasiado pronto”

Sin embargo, señaló, aún es muy pronto y hay varios factores que deben vigilarse de cerca. La tasa de positividad en Sudáfrica se mantiene en un 29%, respecto al apenas 2% de principios de noviembre, lo que indica que el virus sigue circulando entre la población a niveles relativamente altos, explicó.

Además, ha comenzado la temporada de fiestas en el país, en la que muchos negocios cierran durante un mes y la gente viaja para visitar a familiares, a menudo en zonas rurales. Esto podría acelerar la expansión de ómicron en toda Sudáfrica y a países vecinos, según los expertos.

“En términos de la duplicación diaria masiva que veíamos hace apenas una semana con enormes cifras, eso parece haberse asentado”, dijo la profesora Veronica Uekermann, responsable del equipo contra el Covid-19 en el Hospital Académico Steve Biko. “Pero es demasiado pronto para sugerir que hemos pasado el pico. Hay demasiados factores externos, como el movimiento durante la temporada festiva y el comportamiento general durante este periodo”, dijo, señalando que los contagios subieron el año pasado tras las vacaciones.

Una vecina de Orange Farm, Sudáfrica, recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de Orange Farm, viernes 3 de diciembre de 2021. (AP Foto/Jerome Delay)
Una vecina de Orange Farm, Sudáfrica, recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de Orange Farm, viernes 3 de diciembre de 2021. (AP Foto/Jerome Delay)


Una vecina de Orange Farm, Sudáfrica, recibe la vacuna contra el COVID-19 en un centro de Orange Farm, viernes 3 de diciembre de 2021. (AP Foto/Jerome Delay)

Es verano en Sudáfrica, y muchas reuniones se hacen al aire libre, lo que podría marcar una deferencia entre los contagios de ómicron allí y las olas en Europa y Norteamérica, donde la gente tiende a reunirse en interiores.

Otro factor desconocido es cuánto se ha expandido la variante ómicron entre los sudafricanos sin provocar síntomas.

Algunos responsables de salud en Nueva York han sugerido que como Sudáfrica parece haber tenido una ola rápida y de gravedad moderada, la variante podría comportarse de forma similar allí y en otras partes del país. Pero Nunes advirtió en contra de tomar conclusiones precipitadas.

Cada entorno, cada país es diferente. La población es diferente. La demografía de la población, la inmunidad es diferente en países diferentes”, dijo. Por ejemplo, señaló, la población sudafricana, con un edad media de 27 años, es más joven que la de muchos países occidentales.

Síntomas leves

No hay suficientes datos para conocer las consecuencias de los síntomas leves que está sufriendo la mayor parte de la población vacunada que se está contagiando.

“Durante los últimos 18 meses, cuando entrabas en la zona Covid del hospital podías escuchar el oxígeno de las máquinas conectadas a los pacientes, el pitido de los respiradores, pero ahora la mayoría de los pacientes están como en cualquier otra zona del hospital”, explicó Fareed Abdullah, director del Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica (SAMRC, en sus siglas en inglés) y médico de enfermedades contagiosas en el Hospital Steve Biko de Pretoria. Eran palabras contenidamente esperanzadoras y optimistas al compartir los datos de hospitalización y el estado de las personas admitidas con Covid-19, en comparación con la grave situación en la que se encontraban en julio de este año, durante el pico de la tercera ola.

Abdullah informó que entre el 14 y el 29 de noviembre se admitieron en el Complejo de Hospitales del Distrito de Tshwane y en la Academia Steve Biko a 166 pacientes, de los que la mayoría no precisaron oxígeno. “Un dato significativo es que se ha acortado mucho la estancia hospitalaria, de 8,5 a 2,8 días, una apreciación que también confirma el Instituto Nacional de Enfermedades Contagiosas (NICD, en sus siglas en inglés). Y el 2 de diciembre, de 38 adultos en la zona Covid, seis estaban vacunados, 24 no, y de ocho se desconocía su estado de vacunación. De los nueve que presentaban neumonía Covid, ocho no estaban vacunados y uno era un menor. Solo un paciente que precisó oxígeno estaba inmunizado, pero la razón por la que se le dio ese apoyo es que tenía una enfermedad pulmonar obstructiva crónica”, añade el informe.

Gente esperando a vacunarse contra el Covid-19 en el hospital Baragwanath de Soweto
Gente esperando a vacunarse contra el Covid-19 en el hospital Baragwanath de Soweto


Gente esperando a vacunarse contra el Covid-19 en el hospital Baragwanath de Soweto

En Sudáfrica solo un tercio de los adultos está completamente vacunado, y la franja de los mayores de 50 años -el objetivo es que a finales de diciembre tengan al menos una dosis el 70%, aumentar un 10% más- es la que más preocupa por su vulnerabilidad y la posibilidad de padecer ya otras enfermedades. La Autoridad Reguladora de Productos de Salud de Sudáfrica (SAHHPRA, en sus siglas en inglés) aprobó la administración de la dosis de refuerzo “bajo algunas condiciones” para los que ya han recibido dos dosis de la vacuna.

Según las conclusiones científicas y médicas preliminares, ómicron logra reducir 41 veces los anticuerpos generados por las vacunas o el contagio previo, en comparación con la cepa original detectada en Wuhan hace casi dos años. Dos dosis de la vacuna significan una protección parcial que aleja la hospitalización y los síntomas severos, pero con una tercera dosis se recupera la inmunidad.

Agencias AP, Bloomberg y diario El País

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.