Guatemaltecos rechazan construcción de mina oro canadiense

·3  min de lectura

Los habitantes del municipio guatemalteco de Asunción Mita, fronterizo con El Salvador, rechazaron categóricamente este domingo en las urnas la operación de una minera canadiense de oro y plata, al considerar que causará contaminación.

El 87,98% de las 8.503 personas que acudieron a las urnas votaron en contra de la mina a cielo abierto de la firma Bluestone Resources, dijo en rueda de prensa el delegado de la comisión electoral, Armando Teo.

Con ese resultado, "esta consulta es vinculante para el Concejo (municipal) y el señor alcalde e indicativa para el gobierno central de la República de Guatemala", afirmó.

Había 30.465 habilitadas en el padrón electoral para participar en la consulta.

Teo detalló que 13 votos fueron en blanco (0,15%), 105 nulos (1,23%), 904 apoyaron el sí a las operaciones (10,63%) y 7.481 votaron no a la mina (87,98%).

Tras conocer el resultado, cientos de habitantes se congregaron en el parque central del municipio para celebrar el rechazo.

La consulta comunitaria fue para que los habitantes de la zona decidieran si respaldaban o no la extracción de oro y plata del proyecto minero Cerro Blanco, propiedad del grupo Bluestone Resources de Canadá.

Los seis centros de votación abrieron de las 07H00 a las 17H00 locales (13H00 a 23H00 GMT).

El proceso fue convocado por autoridades del gobierno local bajo la supervisión de una decena de organizaciones que fungieron como observadoras, incuidas cuatro salvadoreñas.

El alcalde del lugar, René Antonio Guardado, se congratuló por la participación democrática y pidió respetar el resultado, aunque no descartó que la firma minera impugne ante los tribunales el veredicto.

"El resultado de hoy, la afluencia, el acompañamiento de vecinos no lo puede negar nadie. La población votó con un rotundo 'no', es un indicativo que Asunción Mita no quiere una empresa o dos o tres mineras", agregó.

El equipo legal de la subsidiaria local Elevar Resources adelantó a la AFP que impugnaría ante tribunales si el resultado era negativo para la empresa, tras señalar que la consulta tiene irregularidades.

Bluestone Resources compró en 2017 a la también canadiense Goldcorp el proyecto Cerro Blanco por 18 millones de dólares más acciones valuadas en cerca de 9,9% del capital de Bluestone.

Sin embargo, la mina no ha iniciado sus operaciones debido al cambio de extracción subterránea por una de cielo abierto.

Miembros de la Iglesia Católica local y organizaciones ambientales se oponen férreamente al proyecto Cerro Blanco por considerar que contaminará el agua y los bosques del lugar.

Entidades de Guatemala y El Salvador expresaron su preocupación por la posible contaminación de cuerpos de agua compartidos por ambos países, como la laguna de Güija y el río Lempa, la principal fuente hídrica que abastece a San Salvador, la capital salvadoreña.

El río Lempa, que nace en Guatemala, sirve a miles de campesinos guatemaltecos y salvadoreños. Ademas, decenas de pescadores de la laguna temen una escasez o desaparición de los peces.

La principal alarma radica en que la extracción a cielo abierto requiere cianuro para separar los metales preciosos, lo que amenaza con contaminar el suelo y el agua de la zona.

No obstante, el supervisor ambiental de la mina, Fredy García, descartó esas preocupaciones y aseguró a la AFP que la empresa cuenta con plantas de tratamiento para eliminar los residuos tóxicos antes de descargar líquidos al rio Ostúa, tributario de la laguna de Güija, y el río Lempa.

ec/mas