Guatemala: piden retirar inmunidad a jueces de Corte Suprema

·2  min de lectura

CIUDAD DE GUATEMALA (AP) — La Fiscalía Especial Contra la Impunidad de Guatemala pidió el martes que se le retire la inmunidad a ocho de los 13 magistrados y a dos exintegrantes de la Corte Suprema de Justicia a quienes quiere investigar por presuntamente manipular la elección de jueces.

El Jefe de la FECI, Juan Francisco Sandoval, confirmó a The Associated Press las solicitudes presentadas.

La petición recae sobre la presidenta de la Corte, Silvia Patricia Valdés, y otros siete magistrados y sobre Néster Vásquez, exmiembro del máximo tribunal y recién juramentado en la Corte de Constitucionalidad.

La Fiscal General, Consuelo Porras, autorizó pedir el retiro de la protección legal de Vásquez recién un día después de que tuviera inmunidad constitucional.

La solicitud también alcanza al actual presidente del Tribunal Supremo Electoral y exmagistrado de la Corte Suprema, Ranulfo Rojas.

Según la acusación de la fiscalía los magistrados se habrían confabulado con el empresario Gustavo Alejos, preso por corrupción, para negociar la elección de jueces para las Cortes de Apelaciones y la Corte Suprema afines a políticos, empresarios y particulares.

En un allanamiento a unas oficinas de Alejos mientras estaba hospitalizado por supuestos quebrantos de salud, la fiscalía decomisó documentos que detallaban cómo se habían negociado los votos de personas e instituciones que integraban las comisiones que postulan y eligen a los candidatos a jueces.

Según los documentos incautados, los magistrados señalados habrían negociado sus votos a cambio de cuotas de candidatos afines.

De acuerdo con la ley guatemalteca el Congreso -actualmente dominado por el oficialismo- es el encargado de retirar la inmunidad de los magistrados de la Corte Suprema, la Corte de Constitucionalidad y el Tribunal Supremo Electoral.

Esta es la segunda vez que Porras obstaculiza una investigación. La primera vez lo hizo con la excandidata presidencial Sandra Torres, quien iba a ser investigada por la FECI por presunta corrupción y a quien Porras la protegió autorizando la solicitud un día después de que fuera inscripta como candidata, lo que le dio inmunidad.