Guatemala: juez ordena investigar delitos de lesa humanidad

·3  min de lectura

CIUDAD GUATEMALA (AP) — Un juez decidió el miércoles ordenar una investigación y ligar a proceso a seis militares y policías retirados y detenidos con acusaciones de delitos de lesa humanidad contra por lo menos 190 personas que fueron registradas en un dossier en el cual se detallan crímenes cometidos durante la guerra en Guatemala.

Leyendo testimonios de violaciones sexuales a mujeres, torturas como choques eléctricos y golpes, desapariciones forzadas y asesinatos, el juez Miguel Ángel Gálvez dictó su fallo tras siete días de audiencia en las que se determinó la situación de los acusados.

Los involucrados son los policías y militares retirados José Daniel Monterroso Villagrán, Edgar Virginio de León Sigüenza, Enrique Cifuentes de la Cruz, Rone René Lara ("El Carnitas"), Edgar Cortado Samayoa y Jacobo Esdras Salan Sánchez por asesinato, desaparición forzada y contra los deberes de humanidad.

El resto de los acusados, seis de 12 en total, se encuentra recluidos en hospitales por quebrantos de salud.

En la audiencia el juez leyó el testimonio de una mujer que contó a la fiscalía que presenció varios asesinatos, como el de una familia, una mujer, un hombre y su hijo. “El niño no tenía uñas, el niño también estaba torturado”, aseguró la mujer en su testimonio.

Galvez explicó el caso de otra víctima que habría estado al servicio de sus captores y que, tras dejarla en libertad, llegaron a su casa a acosarla. “¿Cómo hacer una cosa de estas a un mujer?”, se cuestionó el juez, quien agregó que la víctima, ante el acoso, decidió exiliarse en Canadá. “Ella era una esclava sexual”, dijo.

A las afueras de los tribunales, un grupo de familiares de sobrevivientes levantaron una especie de altar con fotografías de desaparecidos y carteles en los que se leía “Confiesen dónde están”.

El "Diario Militar” un documento policial filtrado a defensores de derechos humanos en 1999, detalla la captura, tortura, desaparición forzada y asesinato de más de 190 personas a mano de las fuerzas de seguridad civiles y militares guatemaltecas en 1984, en el marco del conflicto armado interno ocurrido entre 1960 y 1996.

El documento de 74 páginas está escrito a máquina y da cuenta de casi 100 personas asesinadas. Otras fueron entregadas a zonas militares y otros sobrevivieron, pero de un grupo no se supo nunca más.

“El Diario Militar” está escrito con códigos que fueron descifrados, como el número 300 que aparece escrito en 99 casos y significa 99 personas asesinadas. Registra número, nombre, apellido y pseudónimo de supuestos militantes de grupos guerrilleros, personas organizadas en asociaciones o sindicatos que fueron detenidas, desaparecidas, asesinadas por fuerzas de seguridad civiles y militares o que tras ser liberadas fueron forzadas a trabajar con sus captores.

El documento muestra los nexos entre las fuerzas de seguridad civiles y militares. Un ejemplo es la detención de Amancio Samuel Villatoro, profesional y presunto miembro de la guerrilla, que según el reporte fue detenido en la capital guatemalteca y tras años desaparecido sus restos fueron localizados en un antiguo destacamento militar.

En el registro número 166 está el nombre y dos fotografías de Rudy Gustavo Figueroa Muñoz, un catedrático universitario que según el documento fue detenido el 12 de octubre de 1984 y que supuestamente era jefe de una célula guerrillera. En la descripción también hay una anotación a mano que dice “3-12-84= 300 Col. J.R.B. Z-21” que concuerda con el día y lugar donde fue hallado muerto.

En 2012, la Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró al Estado de Guatemala responsable de la desaparición forzada de 26 personas de “El Diario Militar” así como de la violación de sus derechos a la libertad personal, a la integridad y a la vida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.