Guatemala abre su embajada en Jerusalén, dos días después que EEUU

Por Jeffrey Heller
En la imagen, Hilda Patricia Marroquin, esposaa del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, corta una cinta en una ceremonia en la embajada de Guatemala en Jerusalén, junto con Morales, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y su mujer Sara, el 16 de mayo de 2018. REUTERS/Ronen Zvulun/Pool

Por Jeffrey Heller

JERUSALÉN (Reuters) - Guatemala abrió el miércoles una embajada en Jerusalén, dos días después de que Estados Unidos inaugurara la suya en la disputada ciudad, una decisión que indignó a los palestinos y fue condenada a nivel internacional.

Las tropas israelíes dispararon a decenas de manifestantes palestinos en la frontera de Gaza el lunes, cuando la apertura en Jerusalén de la embajada de EEUU en Israel aumentó las tensiones después de semanas de protestas.

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, asistieron a la apertura de la embajada el miércoles en un complejo de oficinas al oeste de Jerusalén.

"No es coincidencia que Guatemala sea uno de los primeros en abrir su embajada en Jerusalén. Fuisteis el segundo país en reconocer a Israel", dijo Netanyahu en la ceremonia, en alusión a su fundación en 1948.

Guatemala fue uno de los pocos países que respaldaron la decisión de Trump en diciembre de reconocer Jerusalén como capital de Israel y el segundo país en trasladar su embajada a la ciudad. Paraguay dijo que trasladará su embajada de Tel Aviv a Jerusalén a finales de mayo.

La decisión de Trump acabó con una postura de décadas de EEUU, provocando malestar en el mundo árabe y sus aliados occidentales.

El estatus de Jerusalén es uno de los obstáculos más espinosos para llegar a un acuerdo de paz entre Israel y Palestina, que cuenta con el respaldo internacional y quiere que Jerusalén, tomada por Israel en 1967 en la Guerra de los Seis Días, sea su capital.

Israel considera que toda la ciudad, incluida la parte oriental que anexionó tras el conflicto de 1967, es su capital. El gobierno de Trump dijo que las partes deben decidir cuáles serán las fronteras finales de la ciudad.

La comunidad internacional no reconoce la soberanía de Israel sobre toda la ciudad y dice que su situación final debería establecerse en términos de paz.