La Guardia Nacional disuelve la caravana migrante en el sur de México

Tapachula (México), 21 ene (EFE).- Efectivos del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Guardia Nacional mexicana disolvieron este sábado a cientos de migrantes que llevan meses varados a la espera de trámites en Tapachula, en el sureño estado de Chiapas, y que tenían previsto salir en la primera caravana del año.

Las autoridades mexicanas llegaron al parque Miguel Hidalgo y disolvieron esta caravana de migrantes que tenía como destino Estados Unidos y que había sido convocada por la asociación Pueblos Libres Sin Fronteras para salir hoy mismo.

Llegaron a la plaza una decena de furgonetas y dos autobuses para efectuar este operativo sorpresa, en el que un contingente de efectivos migratorios y de las fuerzas mexicanas eligieron al azar a quién verificar sus papeles, para ver si estaban de manera legal en México.

Los miembros de la Guardia Nacional armados acompañaron al personal del INM que intentó convencer a los grupos de migrantes para que accedieran a subir a los vehículos con la promesa de ayudarles a obtener documentos para permanecer en Chiapas.

Cerca de un centenar de migrantes -en su mayoría de Haití, Cuba y Venezuela- con familias decidieron no permanecer en la plaza central y no salir en caravana este sábado por la mañana.

El migrante de Venezuela Eliezer Antonio de la Cruz, quien decidió entregarse de manera voluntaria, dijo que las autoridades les indicaron que les otorgaran un papel para poder seguir adelante y no para la deportación.

“Hemos pasado mucho, ya no tenemos dinero ni para comer, nos han robado todo, hemos tratado de hacer esta travesía para poder ayudar a nuestras familias, confiamos en las palabras de migración, ellos nos dijeron que no nos van a deportar”, compartió con EFE.

La migrante de Venezuela Francis Méndez, quien viaja con sus dos niñas y su esposo, decidió entregarse porque buscan hacer las cosas bien y de manera legal, y comentó que cuentan con el trámite de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) que les permite sacar el visado por razones humanitarias.

“Nos dijeron que nos van ayudar, porque fui a entregarme hoy nuevamente para que nos hicieran la renovación y nos habían dicho que ya no podíamos hacerlo y ahora nos dicen que sí”, dijo a EFE.

Los migrantes que se quedaron en el parque aseguraron que las gestiones de Migración no sirven, porque los llevan a la estación migratoria y les dan un permiso solo para estar en la ciudad o para salir por la frontera sur, cuando ellos quieren seguir avanzado para llegar a Estado Unidos.

(c) Agencia EFE