Guantánamo cumple 20 años con 39 presos que dificultan su cierre

·1  min de lectura

Guantánamo se acabó convirtiendo en símbolo de abusos y torturas por parte del país que se precia de ser el faro de la democracia. Llegó a albergar a casi 680 presos. Bush quiso cerrarlo; su sucesor, el demócrata Barack Obama, lo intentó durante años y ahora Biden se encuentra con la dificultad de los complejos procesos de traslado.

Se cumplen 20 años desde la llegada de los primeros prisioneros a Guantánamo, la cárcel ubicada en la base militar de Estados Unidos en Cuba, icono infame de torturas y abusos. El ahogamiento fingido, la privación de sueño o la exposición a temperaturas extremas fueron algunas de las técnicas utilizadas por Estados Unidos en Guantánamo.

En el momento de mayor ocupación, en 2003, hubo 680 prisioneros. Hoy ya sólo quedan 39. Diez de los 39 internos están imputados por cargos, entre ellos, cinco acusados de ayudar a planear los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, que se cobraron la vida de 3.000 personas. Pero aún no han sido juzgados.

Partidarios del cierre del centro de detención en la Bahía de Guantánamo se mostraron optimistas cuando el presidente estadounidense Joe Biden asumió el cargo, pero muchos ahora se impacientan por las pocas señales de progreso en el cierre cuando su gobierno completa su primer año.

Coincidiendo con este 20 aniversario, dos grupos que trabajan para la ONU en desaparición forzada y detención arbitraria, y cinco expertos independientes en derechos humanos, pidieron al gobierno estadounidense cerrar el sitio, regresar los detenidos a sus países de origen o a terceros países seguros, y dar remedio y reparación por la detención en el marco de la tortura.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.