Grynspan: "Necesitamos a EE.UU. para un multilateralismo efectivo"

Agencia EFE
·5  min de lectura

Madrid, 10 nov (EFE).- Tras la elección de Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos, el mundo espera varias cosas de la gran potencia en cuanto el demócrata llegue a la Casa Blanca tras tomar posesión en enero. También lo hace la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, quien asegura que el mundo necesita a Estados Unidos para tener "un multilateralismo efectivo".

Así, se espera que el país americano regrese rápidamente al Acuerdo de París para frenar el cambio climático -uno de las acciones más polémicas del aún presidente estadounidense, Donald Trump,- pero también a la Organización Mundial de la Salud, que recibió un duro golpe en plena pandemia tras la decisión del mandatario de dejar de financiar al organismo.

Ya con las votaciones esclarecidas, pero sin el reconocimiento del presidente Trump de la victoria de su oponente, la secretaria general iberoamericana insiste en una entrevista con EFE en que EEUU "ha sido un pilar de la construcción multilateral desde finales de la segunda guerra mundial", así como que "el mundo multilateral" necesita que esté "comprometido" con este sistema.

"Yo hago votos para que así siga siendo, un mundo más multipolar que sea menos multilateral es un mundo mucho más en conflicto, mucho más propenso al enfrentamiento y un mundo sin reglas es un camino hacia el abismo, especialmente para muchos de los países en los que nuestra única protección es un estado de derecho internacional", explica.

LAS MUJERES AL FRENTE DEL COVID

La costarricense es una de las cerca de 800 líderes que desde ayer y hasta mañana participan de forma on line, en Reikiavik, en el Foro organizado por Women Political Leaders, y al que asegura ha llevado “su voz y su ejemplo”, pero también sus temores de que la pandemia revierta los pasos dados hacia la igualdad de género “tras muchos años de esfuerzo”.

Grynspan recuerda que varios de los países con menor impacto del COVID como Alemania, Islandia o Nueva Zelanda, "están liderados por mujeres" y aunque pide no caer en "esencialismos" para analizar este hecho, reconoce que el liderazgo femenino "enriquece el diseño y de alguna manera la efectividad de la política pública".

"Es claro que hay una perspectiva que viene de la experiencia que como mujeres se tiene dentro de la sociedad, de una sensibilidad mayor hacia las necesidades que están pasando las familias, un estilo distinto, más dialogante y consultativo", explica.

LOS AVANCES POR LA IGUALDAD NO PUEDEN PERDERSE

Como quien repasara mentalmente un discurso muy interiorizado, la que fuera también directora regional del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para América Latina y el Caribe, enumera con plenitud de detalles los retos que se sumarán a los problemas que ya venían sufriendo las mujeres latinoamericanas.

"El empoderamiento económico va a sufrir enormemente porque las mujeres están insertas en los sectores que van a verse más afectados por la pandemia", avanza antes de arrojar los "impresionantes datos" que no auguran un futuro mejor a las mujeres de la región.

"El 40% del empleo de las mujeres a nivel mundial está en los sectores de comercio, servicios, turismo, restaurantes, hoteles, comidas... que han sido muy afectados así es que la posibilidad del efecto negativo sobre estos sectores, que van a reducir el empleo aun sin discriminación, afectarían desproporcionadamente a las mujeres", comienza.

Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), "las mujeres tienen un 50% más de probabilidades que los hombres de perder su empleo" y "están mucho más en los sectores informales", por lo que con las medidas de distancia social están en riesgo "de perder esos ingresos".

LA VIOLENCIA DE GÉNERO, UNA DE LAS MAYORES PREOCUPACIONES

Grynspan, economista de formación, maneja los datos con soltura, pero también tiene presente que los retos económicos no serán los únicos que tendrán que afrontar las mujeres en los próximos años.

"Ha aumentado mucho la violencia doméstica, los números que tenemos son tremendos, en situaciones tan precarias como cuando están todos en casa, las mujeres están utilizando todos los medios de protección", lamenta.

Según opina, este es "uno de los temas donde los gobiernos y la política publica ha actuado más rápidamente", pero aun así "con grandes obstáculos para poder frenar el avance de esta otra pandemia".

Precisamente para frenar esta otra epidemia, comparte que el próximo año, durante la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, espera poder aprobar la creación de un programa de cooperación contra la violencia de género.

El programa, en el que los 22 países de la región podrán compartir experiencias y estrategias, se está diseñando a petición de los propios Estados debido a que "no existe un espacio de intercambio de experiencias" y esta plataforma servirá para que ese diálogo sea "mucho más constante y permanente".

EL APORTE Y EL MOMENTO DE LAS MUJERES EN EL PODER

Rebeca Grynspan fue "la primera mujer" en diferentes cargos varias veces en su vida. Procedente de un pequeño país en Centroamérica que en 2010 nombró a su primera presidenta (Laura Chinchilla), entró también en las quinielas de la última elección del Secretario General de Naciones Unidas que finalmente recayó en el portugués António Guterres.

En el ecuador de su segundo mandato como Secretaria General Iberoamericana (finaliza en 2022) y con varias décadas de lucha por el desarrollo, Grynspan echa la vista atrás y subraya que la perspectiva de género es "sin duda" un elemento que ella ha traído al espacio iberoamericano.

Al futuro mira siempre con optimismo y cree que el momento de que una mujer esté al frente de la ONU "ha llegado ya": "espero que sea cuando yo todavía viva y apoyaré a la que sea candidata para secretaria general, me parece que ha llegado el tiempo, hubo un movimiento muy fuerte la vez pasada y creo que debería pasar en la próxima elección".

(c) Agencia EFE