Grupos de DDHH condenan torturas en Líbano

·2  min de lectura

BEIRUT (AP) — Grupos internacionales de derechos humanos denunciaron el martes los actos de tortura en las cárceles libanesas tras la muerte de un refugiado sirio que estaba detenido, y pidieron a las autoridades locales pasar su caso de un tribunal militar a uno civil.

La semana pasada surgieron fotos del cuerpo maltratado de un refugiado sirio que fue detenido para ser interrogado. Las fotos causaron escándalo en el Líbano, y fueron seguidas por el video de un forense explicando las heridas y laceraciones evidentes en el cuerpo.

El cadáver fue luego identificado como Bashar Abdel-Saud, un refugiado sirio de 30 años que huyó de la guerra en su país en 2014.

“Para garantizar transparencia e imparcialidad, el caso de Abdel-Saud debe ser trasladado con urgencia a un tribunal civil”, declaró en un comunicado la directora de Amnistía Internacional para el Medio Oriente y África, Heba Morayef. “Su familia merece justicia y compensación por su trágica pérdida”.

Según el abogado de Abdel-Saud, oficiales de la Agencia de Seguridad Estatal del Líbano lo arrestaron la semana pasada en el campamento de refugiados palestino en Beirut donde vivía. Cuatro días después, llamaron a su familia para que vinieran a recoger el cuerpo.

La agencia de seguridad dijo en un comunicado que Abdel-Saud fue arrestado por posesión de un billete falso de 50 dólares, y que al ser interrogado confesó que era combatiente del grupo Estado Islámico.

Su abogado rechazó los cargos y la agencia de seguridad inicialmente prometió una investigación, antes de remitir el caso a los tribunales militares.

El comisionado a cargo de los tribunales militares ordenó el arresto de cinco agentes de la agencia de seguridad, de la unidad que arrestó a Abdel-Saud en el sur del Líbano, de acuerdo con Amnistía.

La agencia de seguridad emitió el lunes un segundo comunicado, pidiéndole a la prensa “no publicar noticias relacionadas con este tema que puedan incitar al conflicto y las tensiones, especialmente bajo las delicadas circunstancias en las que se encuentra el Líbano”.

Altos funcionarios libanesas no han declarado al respecto a excepción del ministro del Ambiente, Nasser Yassin, quien en tuit condenó el suceso y pidió a los fiscales investigar.