Grupos armados convierten a niños reclutados a la fuerza en Colombia en "máquinas de guerra": Duque

Luis Jaime Acosta
·3  min de lectura
Foto de archivo. Un grupo de niños mira en un refugio para menores en Bebedó, en el deepartamento del Chocó

Por Luis Jaime Acosta

BOGOTÁ, 12 feb (Reuters) - El reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes sigue siendo una práctica utilizada en Colombia por los grupos armados ilegales, que los convierten en máquinas de guerra, escudos humanos y esclavos sexuales en medio del conflicto armado del país, denunció el viernes el Gobierno.

Colombia firmó en 2016 un acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), para poner fin a una confrontación de más de medio siglo que ha dejado 260.000 muertos y millones de desplazados, lo que permitió reducir los asesinatos, las masacres y los ataques a la infraestructura económica.

Pese a la reducción de la violencia, que permitió la reincorporación a la sociedad de unos 13.000 exintegrantes de las FARC conformando un partido político, el reclutamiento de menores continuó por parte de los grupos armados ilegales, incluyendo los disidentes que se apartaron del acuerdo de paz.

"Este crimen debe ser abolido", dijo el presidente, Iván Duque, en un acto de la conmemoración del Día Internacional de las Manos Rojas, un protocolo de la Convención sobre los Derechos del Niño que prohíbe el uso de niños, niñas y adolescentes en los conflictos armados.

"Una de las tragedias más grande que ha visto la humanidad es el reclutamiento de menores, menores que han sido despojados muchas veces de su ingenuidad, de su transparencia, de su alegría, para ser convertidos en máquinas de guerra, para llevarlos a la crueldad de apagar otra vida", afirmó Duque.

El mandatario acusó a los cabecillas de las organizaciones criminales de utilizar a los menores como "escudos humanos" y de convertirlos en "esclavos sexuales".

La Red Nacional de Información de la Unidad para las Víctimas reconoció que entre 2018 y 2020, se presentaron 313 casos de reclutamiento de niños, niñas y adolescentes, periodo en el que se evidenció una disminución de los casos en comparación con los años anteriores, en parte por los programas de prevención del Gobierno.

Las cifras de reclutamiento se redujeron en un 53% en 2020 en comparación con 2019, cuando hubo una reducción del 30% en comparación con 2018. En los últimos tres años 520 menores se desvincularon de los grupos armados ilegales e ingresaron a un programa especializado, según cifras oficiales.

Las edades de niños, niñas y adolescentes al momento de ser reclutados están entre los 6 y 17 años y en el 96% de los casos fueron incorporados entre los 12 y los 17 años.

Los principales reclutadores son la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y las disidencias de las FARC, según el Gobierno, que también responsabilizó a las bandas criminales del Clan del Golfo, Los Pelusos y Los Caparros, conformadas por antiguos paramilitares de derecha y vinculadas con el narcotráfico y la minería ilegal, de cometer ese delito.

En algunas zonas -como la ciudad de Buenaventura, en el Pacífico, donde la reciente violencia de las bandas ha provocado protestas y peticiones de ayuda al Gobierno- el reclutamiento se ve facilitado por la pobreza y la falta de oportunidades educativas y laborales para los jóvenes.

De acuerdo con estadísticas oficiales, entre 1985 y 2020 más de 7.400 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de reclutamiento forzado en Colombia y alrededor de 16.000 murieron en medio del conflicto armado.

(Reporte de Luis Jaime Acosta, editado por Nelson Bocanegra)