El grupo de Puebla repudia la "persecución" judicial contra Cristina Fernández

·3  min de lectura

Buenos Aires, 4 ago (EFE).- El Grupo de Puebla, foro que reúne a líderes progresistas de Latinoamérica y de España, emitió este jueves una declaración, firmada por expresidentes como la brasileña Dilma Rousseff y el español José Luis Rodríguez Zapatero, en la que muestra su "repudio" a la "persecución" judicial que asegura sufre la vicepresidenta argentina Cristina Fernández.

"El Grupo de Puebla lamenta y rechaza la guerra jurídica (lawfare) que se está llevando a cabo contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en un proceso plagado de contradicciones y motivado por oscuros intereses políticos de poderosos conglomerados económicos", señala el texto.

Fernández, que fue presidenta del país entre 2007 y 2015, encara la recta final de un juicio en el que es acusada de integrar durante sus años como mandataria una asociación ilícita destinada presuntamente a favorecer con contratos de obra pública al constructor Lázaro Báez, que ya fue condenado en 2021 por encabezar una trama de lavado de dinero obtenido por contratos adjudicados durante los Gobiernos kirchneristas.

Este lunes, en la etapa de alegatos, la Fiscalía afirmó que la actual vicepresidenta, y su fallecido esposo, el también expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), crearon "una de las matrices más extraordinarias de corrupción" durante sus mandatos.

El Grupo de Puebla considera que este caso confirma "la tendencia riesgosa pero lamentablemente común" a otros casos en América Latina contra expresidentes como Luis Inacio Lula da Silva, Rafael Correa, Evo Morales y Dilma Rousseff, con un común denominador: "las retaliaciones por su labor del lado del progresismo".

"Expresamos nuestro repudio a esta persecución y advertimos sobre los graves riesgos que entraña para la democracia argentina", sentencia el documento, que firman 26 líderes, entre ellos, además de Rousseff y Zapatero, el colombiano Ernesto Samper, el ecuatoriano Rafael Correa, el paraguayo Fernando Lugo y la mexicana Alicia Bárcena.

MÁS DE TRES AÑOS DE JUICIO

Tras dejar la Presidencia en 2015, cuando el liberal Mauricio Macri ganó las elecciones, Fernández empezó a ser procesada en diversas causas por presunta corrupción durante su tiempo como presidenta, algo que la líder del sector kirchnerista del peronismo siempre ha asegurado que responde al lawfare (guerra jurídica) para destruir a referentes políticos.

Si bien en el tiempo que ha pasado desde que volvió al poder como vicepresidenta, con Alberto Fernández como mandatario, algunas acusaciones han sido sobreseídas, otras continúan adelante.

El único juicio ya en marcha contra ella comenzó el 21 de mayo de 2019, pocos días después de que anunciara su alianza con Alberto Fernández para las elecciones de octubre de ese año que acabaron ganando.

En el caso se juzgan las presuntas irregularidades en la concesión de 51 obras públicas a firmas del empresario Báez en la austral provincia de Santa Cruz. La Fiscalía indicó que “se escogió intencionalmente" la contratación de obra pública vial en esa provincia como medida para desviar fondos y se "creó un oferente", la empresa constructora de Báez, para favorecerlo en las licitaciones de obra pública vial.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.