Grupo de Lima: satisfacción del régimen de Nicolás Maduro ante una medida esperada

Daniel Lozano
·3  min de lectura
Alberto Fernández / Nicolás Maduro
Archivo

El gobierno argentino oficializó este miércoles lo que ya sabían tanto en el Palacio de Miraflores como en las filas de la oposición: su abandono del Grupo de Lima . Desde el acceso al poder de Alberto Fernández, l a Argentina cambió radicalmente el apoyo que mantuvo Mauricio Macri a la causa democrática en Venezuela pasando a no suscribir los comunicados de condena contra la revolución bolivariana, amparado en que las presiones “no sirven para nada”.

Soterramiento del Sarmiento: llegaron las evidencias desde Brasil sobre las coimas que involucran a Julio De Vido y “Corcho” Rodríguez

La televisión chavista se congratuló de inmediato por el “respeto” de la Argentina a “la autodeterminación de los pueblos y a la decisión que tienen los pueblos en el gobierno”, mientras el canciller bolivariano, Jorge Arreaza, se conformaba con destacar las palabras del exlegislador porteño de Nuevo Encuentro José Cruz Campagnoli: “Es un paso importante para recuperar las instituciones de la Patria Grande como la Unasur y la Celac”.

La intervención del canciller Jorge Arreaza ante el Consejo de Seguridad de la ONU
JOHANNES EISELE


La intervención del canciller Jorge Arreaza ante el Consejo de Seguridad de la ONU (JOHANNES EISELE/)

“¡Feliz Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia! Y con una linda coincidencia: feliz retirada de Argentina del Grupo de Lima. ¡Ciao, ciao!”, se felicitó por su parte Alfredo Serrano, director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celarg) y principal asesor económico de Nicolás Maduro hasta su sustitución por los enviados del expresidente ecuatoriano Rafael Correa.

Entre las explicaciones aportadas por Buenos Aires para justificar su decisión se incluye el informe de la relatora de las Naciones Unidas Alena Dounhan, bielorrusa que acudió a Caracas para denunciar las sanciones en una maniobra de los aliados de Nicolás Maduro, encabezados por Rusia y Cuba, en Nueva York. La visitante de la ONU contradijo los informes de la propia organización al asegurar que las sanciones afectaban el “goce de los derechos humanos” cuando la Misión Internacional Independiente de Determinación de Hechos ha señalado directamente a Maduro y a sus generales por crímenes de lesa humanidad.

“¡No hay bloqueo, hay dictadura!”, protestó a través de sus redes sociales Elisa Trotta, representante de la Asamblea Nacional legítima en la Argentina. “Los venezolanos luchamos por recuperar nuestra democracia, y para poder lograrlo necesitamos el apoyo de todas las democracias del mundo. Así como hoy (por ayer) se grita ‘Nunca Más dictadura militar en Argentina’, queremos poder gritarlo también en nuestro país”, añadió.

Elisa Trotta, representante de Juan Guaidó ante el gobierno argentino
Elisa Trotta, representante de Juan Guaidó ante el gobierno argentino


Elisa Trotta, representante de Juan Guaidó en la Argentina

El anuncio del gabinete argentino sucede horas después de que la Unión Europea insistió en la necesidad alcanzar un acuerdo político que facilite las elecciones regionales previstas para este año. “La UE hará todo lo posible para ayudar”, adelantó Josep Borrell, alto representante europeo, reprendido horas más tarde por la cancillería chavista por su “mentalidad colonial”.

“Veo movimientos (tras la decisión argentina) que buscan fortalecer al Grupo Internacional de Contacto (GIC)”, señaló a LA NACION el internacionalista Mariano de Alba. El GIC está conformado por la UE y la Argentina junto a otros países europeos y de la región, que crece en número mientras el Grupo de Lima pierde integrantes.

El gobierno argentino trata de distinguirse, según De Alba, al apoyar las elecciones con observación internacional y, pese al respaldo implícito de sus propuestas, conminar a Caracas a que no siga eligiendo a una oposición dócil, la ausencia de concesiones chavistas para el diálogo y la necesidad de incluir a otros actores al margen de los políticos. Horas antes, en un movimiento en sentido contrario al argentino, Luis Almagro, secretario general de la OEA, reclamó mayor apoyo a “la lucha contra la tiranía de Maduro” tras reconocer el “liderazgo” de Guaidó.