Grupo Estado Islámico se regocija por asesinato de Soleimani

Una fotografía del general iraní Qassem Soleimani, asesinado en Irak por un dron estadounidense, es mostrada en una pantalla en el norte de Teherán, Irán, el jueves 9 de enero de 2020. (AP Foto/Vahid Salemi)

BEIRUT (AP) — El grupo Estado Islámico se regocijó con el reciente asesinato del general iraní Qassem Soleimani, quien ganó prominencia asesorando a las fuerzas que combaten a los extremistas.

En sus primeros comentarios desde el asesinato de Soleimani, el grupo dijo que su muerte “complació a los corazones de los creyentes”. El editorial fue publicado en el periódico en línea Al Nabaa el jueves por la noche.

Aunque Estados Unidos e Irán evitaron a toda costa trabajar juntos directamente, alguna vez estuvieron en el mismo bando en el combate al EI. Ninguno de los dos países quiere que los extremistas se fortalezcan de nuevo.

Pero mientras los distintos actores en Irak forcejean para mejorar su posición, el grupo Estado Islámico podría hallar una oportunidad. Hay miles de combatientes desperdigados en las células ocultas del grupo, y en los últimos meses se han adjudicado ataques en Irak y en la vecina Siria.

Soleimani, jefe de las Fuerzas Quds de Irán, era uno de los principales comandantes en el terreno que encabezaban la lucha contra el grupo Estado Islámico. Envió a Irak a miles de combatientes para que enfrentaran a los extremistas, y también dirigía a milicias chiíes iraquíes. Un alto comandante de milicias iraquíes fue asesinado junto con Soleimani en el ataque de un dron estadounidense la semana pasada.

En su editorial, el grupo Estado Islámico señaló que sus integrantes intentaron durante años matar a los dos comandantes, y ahora “Dios trajo su fin a manos de sus aliados”. Los dos hombres “han ido demasiado lejos en el derramamiento de sangre de musulmanes en Irak y Siria”, agregó.

Adil Abdul-Mahdi, primer ministro en funciones de Irak, le ha pedido a Washington que comience a elaborar un plan para retirar a los más de 5.000 efectivos estadounidenses estacionados en su país, en respuesta al asesinato de Soleimani. Pero el Departamento de Estado estadounidense rechazó esa solicitud el viernes.

Los iraquíes se sienten enfurecidos e indefensos al verse inmersos en los combates entre los dos aliados más cercanos de Bagdad.