Grupo benéfico demanda a Italia por disputa migratoria

Por Angelo Amante

ROMA, 7 nov (Reuters) - Una organización benéfica alemana que opera un barco de rescate de inmigrantes dijo el lunes que acudiría a los tribunales para tratar de anular los esfuerzos del nuevo gobierno de derecha de Italia para evitar que algunas de las personas que había salvado del mar lleguen a tierra.

El gobierno de la primera ministra Giorgia Meloni, que lleva dos semanas en el poder, se ha movilizado rápidamente para imponer medidas enérgicas contra la inmigración, negándose a permitir que cuatro barcos de rescate lleven a los inmigrantes a tierra, autorizando que desembarquen solo aquellos que dice que son vulnerables.

Dos barcos, el Humanity 1 de bandera alemana y el Geo Barents de bandera noruega, recibieron permiso para atracar en Catania, Sicilia, el fin de semana y se les permitió dejar a unos 500 inmigrantes, principalmente mujeres y niños, dejando alrededor de 250 todavía a bordo.

El Gobierno ha ordenado que los barcos regresen al mar, pero hasta ahora sus capitanes se han negado. Otros dos barcos no gubernamentales, el Ocean Viking y el Rise Above, todavía están en el mar frente a Sicilia con alrededor de 300 migrantes.

La organización benéfica alemana SOS Humanity ha dicho que en breve presentará una demanda ante un tribunal de Roma apelando un decreto del Gobierno que se negó a designar un puerto seguro para los barcos de rescate. También está apelando en un tribunal siciliano que se permita que los inmigrantes que quedan a bordo puedan ingresar a Italia y solicitar asilo.

El gobierno de Meloni acusó a los barcos benéficos de actuar como un servicio de taxi de facto para los inmigrantes que buscan una vida mejor en Europa. Amenaza con multas de 50.000 euros (50.000 dólares) si los barcos se niegan a salir del puerto.

Las organizaciones benéficas, incluida la francesa Médicos sin Fronteras (MSF), que opera Geo Barents, dicen que desempeñan un papel vital para salvar vidas en una de las rutas migratorias más letales del mundo y acusan a Italia de violar el derecho internacional.

Francia, Alemania y Noruega han pedido a Italia que acoja a los inmigrantes, sin embargo, el primer ministro de derecha de Hungría, Viktor Orban, ha elogiado el nuevo enfoque de línea dura de Roma. "¡Finalmente! Le debemos un gran agradecimiento a Giorgia Meloni y al nuevo gobierno italiano por proteger las fronteras de Europa", escribió Orban en Twitter.

El papa Francisco también entró en el debate el domingo y dijo que los estados miembros de la Unión Europea deberían compartir la responsabilidad de acoger a los inmigrantes y no dejar que los países fronterizos como Italia enfrenten el problema solos.

Italia ha visto un fuerte aumento en las llegadas de inmigrantes este año, con unas 87.000 personas llegando en lo que va de 2022 frente a las 54.000 en el mismo período del año pasado, según datos oficiales. La mayoría de ellos provenían de Egipto y Túnez.

(Reporte de Angelo Amante y Marco Carta; reporte adicional de Alvise Armellini en Roma y Bart H Meijer en Ámsterdam; Escrito por Angelo Amante; Editado en Español por Ricardo Figueroa)