Grupo argentino de izquierda protesta frente a fabricante de vacuna COVID-19 en medio de retrasos

Miguel Lo Bianco
·2  min de lectura
Grupos de izquierda protestan frente al laboratorio mAbxience para exigir su expropiación, en medio del brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), en Garin, en las afueras de Buenos Aires, Argentina, 29 de marzo de 2021. El cartel dice: "Las vacunas están en Garin".

Por Miguel Lo Bianco

BUENOS AIRES, 29 mar (Reuters) - Un grupo de izquierda protestó el lunes frente al mercado local de vacunas mAbxience, que participa en la producción de Oxford / AstraZeneca en la producción de vacunas contra el COVID-19 para la región, criticando retrasos en las dosis disponible en el país.

Organizadas por la alianza del Frente de Izquierda, las personas protestaron con banderas y pancartas que decían "vacunas para todos" en la puerta de entrada de la planta fabril en Garín, al norte del Gran Buenos Aires.

Argentina enfrenta una potencial crítica segunda ola de contagios de coronavirus, mientras que el lanzamiento de la vacuna se ha visto empantanado por retrasos, elevando las tensiones sobre el acceso a las vacunas que provocaron la renuncia del entonces ministro de Salud, hecho ocurrido en febrero por un escándalo de "vacunación VIP".

El país apostó por la vacuna AstraZeneca, que iba a ser producida por mAbxience y el laboratorio mexicano Liomont.

Este último ha enfrentado retrasos en la producción, y ha habido reportes de medios sobre el envío de algunas dosis sin terminar fuera de Argentina.

Juan Carlos Giordano, diputado nacional por la alianza de trabajadores de izquierda, dijo que su agrupación le estaba exigiendo al Estado tomar el control del fabricante de vacunas.

"Hemos presentado un proyecto de ley para declararlo de utilidad pública y tener producción nacional masiva con todos los laboratorios públicos y privados para hacer millones de dosis para los más vulnerables en Argentina y América Latina", afirmó.

La fabricante de vacunas mAbxience y el Gobierno de Argentina no respondieron a las consultas de Reuters.

La protesta, aunque estuvo a cargo de un grupo marginal y es poco probable que tenga influencia real con el Gobierno, subraya la creciente ira por el acceso a las vacunas en Argentina y más allá, ya que América Latina enfrenta un aumento de casos antes del invierno del hemisferio sur.

La alianza peronista gobernante de centro izquierda de Argentina también incluye grupos influyentes de extrema izquierda, que han estado ganando con voz en alto en los últimos meses en relación con las negociaciones de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y diplomacia sobre Venezuela.

El lunes, algunos manifestantes portaban pancartas que decían "No al FMI, vacunas para todos".

Los líderes de las protestas, citando informes no confirmados, dijeron que las dosis de vacunas se estaban acumulando tanto dentro de Argentina y que otros incluso habían sido enviados a Estados Unidos.

"Nos parece que la vacuna es una cuestión de vida o

muerte, por lo que el Gobierno debería declararlo como una utilidad pública con el derecho de expropiación ", dijo Vilma Ripoll, líder de la alianza de izquierda.

(Reporte de Miguel Lo Bianco; Traducido por Jorge Otaola; Escrito por Adam Jourdan)