Grossi espera enviar técnicos a Irán, pese a las dudas expuestas por Teherán

Viena, 16 nov (EFE).- El OIEA, la agencia nuclear de la ONU, expresó este miércoles su esperanza de poder retomar las conversaciones técnicas con Irán tal y como estaba previsto en las próximas semanas, pese a las dudas expuestas por Teherán.

El director general de la agencia, Rafael Grossi, dijo ante la prensa en Viena que "espera poder esclarecer las dudas" expresadas al respecto hoy por el director general de la Organización Atómica de Irán, Mohammad Eslami.

Eslami había dicho a la prensa iraní que las reuniones técnicas "no están en la agenda" por el momento, en aparente alusión a unos encuentros acordados con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Teherán reacciona así a la resolución crítica con Irán que la Junta de Gobernadores del OIEA votará esta semana.

Los inspectores del OIEA tratan de esclarecer el origen y la naturaleza de unas trazas de uranio no natural en instalaciones que nunca fueron declaradas como atómicas.

Con el objetivo de aclarar este asunto, un grupo de inspectores de la agencia tiene previsto reunirse con las autoridades iraníes en las próximas semanas.

Los encuentros "deben tener como objetivo esclarecer y resolver estos asuntos", destacó Grossi hoy al inicio de la reunión de invierno de la Junta de Gobernadores del OIEA.

En caso de suspenderse "las cosas empeorarían más aún. Sería más de lo mismo, no estaríamos haciendo progreso", advirtió el director general en una rueda de prensa.

La investigación de las trazas se produce en el marco del acuerdo de salvaguardas (controles) entre Irán y el OIEA, por lo que Teherán está "legalmente obligado a cooperar" con los inspectores, destacó Grossi.

La Junta del OIEA votará esta semana sobre una resolución, presentada por varias potencias occidentales, en la que insta a Teherán a cooperar más con el OIEA.

"Nosotros pedimos que cooperen con nosotros, con o sin resolución, su obligación es entregarnos información", explicó el director general.

Al margen de esta disputa están las inspecciones del OIEA en Irán relacionadas con el acuerdo nuclear de 2015 que limitaba las actividades atómicas de la República Islámica.

Si bien Irán redujo en los últimos meses, por razones técnicas, el nivel de reservas de uranio, sigue adelante con la producción de uranio altamente enriquecido, con una pureza del 60 %, muy cerca del umbral necesario para bombas atómicas.

"El programa (iraní) sigue mostrando un elevado grado de avances. Eso hace que sea más importante cooperar. Son niveles muy altos de enriquecimiento. Se puede hacer, pero con plena cooperación con el OIEA y no de forma reticente", dijo Grossi.

Irán decidió en febrero del año pasado reducir notablemente el nivel de inspecciones del OIEA en sus instalaciones.

El acuerdo de 2015, conocido como JCPOA, por sus siglas en inglés, está en el limbo desde hace años y las negociaciones entre Estados Unidos e Irán sobre su restablecimiento están al borde de colapsar.

Eso se debe no solo a la resistencia de Irán de permitir más inspecciones del OIEA sino también a la represión policial contra las protestas en Irán y al apoyo iraní a Rusia en la guerra contra Ucrania.

(c) Agencia EFE