No todo es Greta: los viejos se vuelven protagonistas de las protestas climáticas

LA NACION

LONDRES.- La ola de personas que combaten el cambio climático se alza con cada vez más fuerza. Entre los movimientos que apoyan esacausa se encuentra el movimiento Extinction Rebellion (XR), un grupo que apoya la desobediencia civil y el pasado 7 de octubre inició protestas en Gran Breaña para denunciar la falta de políticas públicas para atajar la crisis climática. Entre los activistas hay una generación de personas mayores que se establece con fuerza en las huelgas y defiende que son "los mejores arrestables".

La particularidad de las personas mayores que forman parte de Extinction Rebellion es que su grupo ha defendido distintas causas a lo largo de los años: son veteranos de Greenham, estuvieron en la huelga de mineros y el impuesto a las encuestas y las protestas contra la guerra contra Irak, según consignó el diario británico The Guardian.

Es un grupo de cientos de personas de 70 y algunos de 90 años, que se muestran más experimentados, ya que han sido arrestados en todo el mundo en distintas manifestaciones. Lo distintivo para ellos es que se consideran los mejores "arrestables", ya que no tienen niños y cuentan con pensiones. Tampoco tienen que preocuparse por perjudicar su futuro profesional ni por los antecedentes penales. Son los que tienen menos que perder.

Los activistas de XR fueron desalojados del centro financiero de Londres el lunes y la policía prohibió las protestas al considerar que causan "perturbaciones graves". El movimiento pretendía impugnar ante la justicia británica la prohibición de manifestarse en Londres y contó con el apoyo de distintas organizaciones en defensa de los derechos humanos.

Incluso Greta Thunberg, la sueca de 16 años convertida en símbolo internacional del combate de los jóvenes a favor del clima reaccionó en un tuit: "Si oponerse a la degradación climática y ecológica y defender la humanidad es contrario a las reglas, entonces las reglas deben romperse", escribió en la red social. También se manifestó a favor del grupo la escritora de "El cuento de la criada", Margaret Atwood, que llevó una insignia de Extinction Rebellion al recibir el premio Booker.

Los activistas de XR continuaron con sus protestas en distintas ciudades y despertó diversas opiniones. El alcalde de Londres, Sadiq Khan, respaldó al movimiento y pidió a la policía que "encuentre un modo" de permitir las protestas "legal y pacíficamente"; mientras que la ministra del Interior, Priti Patel, llamó a "apoyar a la policía".

Desde que comenzaron las movilizaciones de Extinction Rebellion, se detuvieron a 1642 personas en Londres, según los últimos datos disponibles.

Agencia AFP