Greta Thunberg registrará su nombre y el de su movimiento como marcas comerciales

LA NACION

La activista sueca Greta Thunberg anunció hoy que registrará su nombre y el de su movimiento, "Viernes para el Futuro" (Fridays For Future), como marcas comerciales debido a que "algunas personas están constantemente utilizándolo con fines comerciales sin ningún tipo de consentimiento".

Según explicó la joven en un mensaje que difundió a través de su cuenta de Instagram, registrar las marcas le permitirá "proteger al movimiento y sus actividades" ya que todavía hay que personas que "intentan hacerse pasar" por ella o "afirman falsamente" que la representan para poder así comunicarse con personas "de alto perfil, políticos, medios de comunicación, artistas, etc".

Además, acusó que hay personas y empresas que recaudan dinero y venden productos por utilizar el nombre y apellido de la activista y el de su movimiento.

Por ultimo, comunicó que junto a su familia, está en proceso de creación de una fundación sin fines de lucro y explicó que: "Es algo que se necesita para manejar el dinero (regalías de libros, donaciones, premios en efectivo) de una manera transparente". Si bien la fundación está registrada y existe, todavía no está en funcionamiento y, según dijo la joven, cuanto la sociedad esté completamente constituida y en actividad, contará con más detalle de que trata el proyecto.

El objetivo de la fundación será promover la "sostenibilidad ecológica, climática y social, así como la salud mental".

El último enfrentamiento entre la joven de 17 años y el gobierno de estadounidense se dió en la primera jornada del Foro Mundial de Davos (WEF, por sus siglas en inglés) el martes 21 de enero, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desechó las advertencias de los militantes ecologistas sobre los peligros del clima, a quienes calificó de "profetas de la desgracia".

"Es necesario rechazar a los eternos profetas de la desgracia y sus sempiternas predicciones de apocalipsis", dijo durante su intervención en un ataque indirecto a Thunberg. También invitada a la 50° edición del WEF, la joven militante, que asistía en ese momento al discurso presidencial, dejó la sala con gesto contrariado.