Los gremios calculan una adhesión al paro mayor al 85%, pero la Ciudad de Buenos Aires afirma que hay clases en todas las escuelas

Javier Fuego Simondet
·3  min de lectura
Clases presenciales en el colegio ORT en la calle Río de Janeiro
Mauro Alfieri

El paro docente en la Ciudad de Buenos Aires tiene un acatamiento que oscila entre el 85 y el 90%, según dos de las 17 sindicatos que motorizaron la medida. Para el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, la huelga no tiene impacto. Si bien no difunden por el momento cálculos propios sobre adhesión a la medida de fuerza, aseguran que la totalidad de las escuelas de la Capital están activas, con un 60% abiertas y el resto en la modalidad virtual.

“Para nosotros, la adhesión es cercana al 85%”, aseguró a LA NACION María Isabel Grau, secretaria de Prensa de Ademys, uno de los sindicatos que convocaron al paro, junto a UTE-Ctera y al gremio de docentes privados Sadop, entre otros.

Guillermo Parodi, secretario adjunto de UTE, calculó en declaraciones radiales que “el acatamiento al paro docente es de un 90%”. Añadió que “no solo paran los docentes, sino las familias que decidieron no mandar a sus hijos”. En diálogo con FM La Patriada, agregó: “Todo lo que dice Larreta va en contra de los datos epidemiológicos”.

Alumnos llegando al Colegio instituto Carlos Steeb de  Villa del parque
Silvana Colombo


El ingreso al Instituto Carlos Steeb, de Villa del Parque, esta mañana. (Silvana Colombo/)

En el gobierno porteño no difunden datos propios de adhesión a la medida de fuerza de los gremios docentes (que son 17 en la ciudad), pero aseguran que todas las escuelas están activas. Según afirmó a LA NACION una fuente del Ministerio de Educación porteño, que conduce Soledad Acuña, “el 100% de las escuelas están abiertas; 60% con una propuesta presencial y 40% con una propuesta virtual”. La fuente aclaró que “esto no tiene que ver con el paro, sino con la hora de la conferencia de ayer y con que las escuelas no hicieron a tiempo a organizarse y comunicarles a las familias”.

Provincia: Protestas frente a la Quinta de Olivos por la suspensión de las clases presenciales

Según pudo relevar LA NACION en una recorrida esta mañana, en la ciudad de Buenos Aires los alumnos de algunos colegios volvieron a las aulas, con un ingreso escalonado. Aunque por el paro docente muchos colegios públicos no dictaron clases, entre los privados la situación estuvo repartida. Sobre todo, porque como los anuncios se hicieron tarde, los directivos de las escuelas no llegaron a organizar en muchos casos el regreso a la presencialidad, cosa que harán mañana.

La UTE es el gremio con más afiliados en la Ciudad de Buenos Aires: tiene 8600, según fuentes del gobierno porteño. Sin embargo, es apenas el 15% del universo total de los docentes porteños, que son unos 57.000 aproximadamente. Del resto, alrededor de 22.000 educadores forman parte de otros gremios. El 60% no está sindicalizado, según fuentes del ministerio de Educación porteño.

Mientras esperan que en el transcurso del día se revierta la decisión de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones porteña que habilitó la presencialidad, en los gremios no se descarta profundizar el paro. “Tenemos una asamblea a las 18 y vamos a evaluar la situación. Si sigue como ayer a la noche, con el fallo judicial, vamos a continuar la medida de fuerza”, adelantó Grau a LA NACION. Ademys presentará hoy un pedido de medida cautelar en los tribunales porteños para intentar anular la decisión de los camaristas Marcelo López Alfonsín Laura Perugini y María de las Nieves Macchiavelli Agrelo.

Con la colaboración de Evangelina Himitan