El gremio de Sanidad llegó a un acuerdo salarial y presiona sobre el costo de las prepagas

Héctor Daer encabeza la columna del Sindicato de Trabajadores de la Sanidad
Héctor Daer encabeza la columna del Sindicato de Trabajadores de la Sanidad - Créditos: @Sanidad

La Federación de Asociaciones de Trabajadores de la Sanidad Argentina (Fatsa), que encabeza Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato de mando de la CGT, arribó esta noche a un acuerdo salarial con las cámaras empresarias del sector con un aumento del 96 por ciento para el período delimitado entre abril de este año y marzo de 2023, según informó el ministerio de Trabajo.

En sintonía con la CGT, el Gobierno frena el bono de fin de año para no entorpecer las paritarias

De acuerdo a la comunicación oficial, el gremio que conduce Daer firmó un acuerdo de aumento del 37 por ciento en cinco tramos , que comienzan en octubre y finalizan en febrero del año próximo. En marzo pasado, el sindicato había negociado un 59 por ciento de incremento salarial. El entendimiento se concretó la cartera laboral, en una reunión de la que participó la ministra Kelly Olmos.

Un ataque a balazos

El gremio de Sanidad había denunciado una “brutal agresión a balazos contra el empleado de la actividad Jorge Rodríguez”, quien casi pierde un ojo. Llamativamente se dio hoy un hecho similiar, con un nuevo ataque a una delegada del gremio, que sufrió heridas leves. El ataque fue en la puerta del Sanatorio San José, en el barrio de Palermo, y coincidió con el el inicio de un plan de lucha progresivo en demanda de mejoras salariales.

Daer demandó “el cese de la violencia” y exigió “el inmediato esclarecimiento de este brutal y cobarde ataque, ocurrido mientras se realizaba una pacífica asamblea del personal”. El gremio dispuso que el abogado penalista Gonzalo Romero Victorica asuma la defensa de los dos empleados agredidos.

“Mientras los trabajadores se manifestaban en pacíficas asambleas en reclamo de un incremento salarial en todos los establecimientos, Rodríguez recibió dos disparos de un arma de aire comprimido que le produjeron graves lesiones en el rostro”, dijo Daer.

Otra fuente de peso del gremio evitó relacionar los dos ataques con la negociación salarial. “Esperemos que no tenga nada que ver con el conflicto por salarios. Evidentemente es un loco que está tirando desde algún lado”, dijo el dirigente a LA NACION.

La Fatsa inició el viernes un plan de lucha nacional en reclamo de un aumento salarial, que incluía un paro de 24 horas este jueves, huelgas parciales y asambleas informativas en los establecimientos asistenciales y en los turnos laborales desde el viernes pasado. Sin embargo, el Ministerio de Trabajo intervino hoy en el conflicto y dictó la conciliación obligatoria. Esta noche, finalmente, hubo un nuevo acuerdo salarial.