Un gremio moyanista se enfrenta a Axel Kicillof y deriva en una medida de fuerza en la autopista a La Plata

·3  min de lectura
El reclamo de los peajistas que responden a Moyano contra el gestor que designó Kicillof
El reclamo de los peajistas que responden a Moyano contra el gestor que designó Kicillof

LA PLATA.- Los peajes de las autopistas a la Costa Atlántica y la autopista La Plata Buenos Aires están liberados y abiertos desde hace dos días para el paso de vehículos de todo tipo por un conflicto que enfrenta al gobierno de Axel Kicillof y con un gremio conducido por uno de los integrantes de la familia Moyano, aliado de Sergio Massa y que no responde al peronismo de la provincia de Buenos Aires.

El conflicto de alcance político-gremial es liderado por el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (Aubasa), conducido históricamente por Facundo Moyano –exdiputado del Frente de Todos y exsecretario general del Sindicato Único de los Trabajadores de Peaje (Sutpa)-. La disputa genera pérdidas de 20 millones de pesos por día al Estado de la provincia de Buenos Aires.

La pulseada tomó estado público no sólo por la apertura de las barreras: hoy en los carteles de los peajes, en lugar de dar avisos de tránsito, se exige la renuncia de Ricardo Lissalde, un funcionario de Kicillof que llegó a la administración por ser aliado de Massa y ahora está enfrentado al Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines.

El sindicato que reúne a unos 1500 empleados y acordó paritarias con un alza del 65 por ciento dos meses atrás está firme en su consigna: “Fuera Lizzalde”, de la presidencia de la empresa Autopistas de Buenos Aires.

Axel Kicillof Facundo Moyano
Axel Kicillof Facundo Moyano

El gremio desconoce un llamado a conciliación obligatoria dictado el jueves que pasó y la exhortación al diálogo manteniendo el cumplimiento de tareas en los puestos de trabajo no fue atendida hasta ahora. Las partes están citadas para volver a verse el martes de manera presencial ante la dirección Nacional de Relaciones y Regulaciones de Trabajo.

El Sindicato denuncia formalmente a la empresa por el no cumplimiento de las paritarias el 20 de julio último. Allí se estableció la creación de una mesa bipartita para analizar la implementación de tecnología y la eventual reconversión laboral, “con especial atención en la defensa de los puestos de trabajo”.

El Sindicato denuncia que Lissalde pretende implementar una abrupta modificación en las condiciones laborales – que supone traslados de personal administrativos a puestos de peajes según el gremio- más implementación de tecnología sin considerar como afectará a la dotación de personal.

Denuncia además el cierre de una oficina de atención al cliente en General Pueyrredón y la pretensión de eliminar otra base en San Bernardo.

El Sindicato ligado a Facundo Moyano - antiguo aliado de Massa y del Frente de Todos- denunció “persecución y amenazas a jefes y gerentes de AUBASA” y se declara en estado de alerta movilización y asamblea permanente. Advirtió además por escrito que mantendrá su derecho constitucional a huelga.

A su vez AUBASA denunció el levantamiento de barreras y el bloqueo del cobro de peajes por vías manuales y dinámicas, como el telepeaje. La medida de fuerza – se quejó la empresa- sigue en pie en desobediencia a la conciliación obligatoria.

De acuerdo a la última paritaria firmada entre la empresa y el sindicato un trabajador peajista que en mayo cobrara 121.364 pesos pasó a cobrar 143.209 pesos en junio y cobrará 160.394 pesos en octubre. En mayo del año que viene cobrará 200. 254 pesos. La paritaria supone una suba anual del 65 por ciento con revisiones sujetas a la inflación.