Un gremio docente rechazó la propuesta de Axel Kicillof por la deuda salarial

María José Lucesole

LA PLATA.- El gobierno de la provincia de Buenos Aires informó que pagará el 12 de marzo una deuda a los docentes correspondiente al ajuste por inflación de 2019 más un proporcional del sueldo anual complementario. El anuncio intentó generar un buen clima poco antes del inicio de la primera comisión técnica salarial, que se realizó ayer. Pero no fue bien recibido por los gremios, que calificaron la propuesta de "inaceptable" y rechazaron esperar 40 días para cobrar lo adeudado.

El rechazo surgió de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), el segundo gremio con más cantidad de afiliados en este territorio.

El resto de los cinco gremios que integran el Frente de Unidad Docente se sumaron después al reclamo de la FEB. Y exigieron el adelanto al gobierno.

El Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), que encabeza Roberto Baradel, adhirió luego al reclamo junto con el resto de los gremios, pese a que mantiene una postura conciliadora con el gobierno de Axel Kicillof.

El desacuerdo aparece en medio de las reuniones técnicas de la paritaria bonaerense. Hoy se reunirá la Comisión de Salud Laboral.

Ayer, en la comisión salarial, el gobierno recibió un reclamo urgente de los maestros: "Pedimos que se anticipe el pago de la deuda con los docentes", dijo la federación liderada por Mirta Petrocini.

De este modo, la FEB se puso al frente de la posición más dura con el gobierno de Axel Kicillof.

La postura de la FEB mostró un reposicionamiento político en el escenario gremial con respecto al pasado. Durante el gobierno de María Eugenia Vidal, la postura más beligerante corría por cuenta del Suteba de Baradel.

Anuncio

El gobierno de Kicillof anunció ayer que el 12 de marzo pagará el remanente correspondiente al ajuste por inflación del sueldo de diciembre y del sueldo anual complementario tanto para activos como para jubilados. Se trata de una suma de entre 4000 y 8000 pesos según la antigüedad y el cargo de cada docente.

La información fue transmitida por un comunicado publicado ayer en el portal web de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, y se precisó que "el anuncio de esta fecha da cumplimiento al compromiso asumido".

Se aclaró además que "el salario docente correspondiente a febrero de 2020 se abonará el quinto día hábil del mes, tal como se realiza habitualmente".

La semana pasada, los sindicatos de maestros recibieron un comunicado del Ministerio de Trabajo bonaerense en el que se les informaba que los docentes cobrarían un aumento del 11,7 por ciento por la actualización por inflación del último trimestre de 2019, pero que el remanente de diciembre se iba a percibir recién con los salarios de marzo.

El Frente de Unidad Docente exigió en la reunión de la comisión salarial que se anticipe este pago. Pidió además una actualización sin pérdida de poder adquisitivo para 2020.

"Reclamamos una vez más un incremento real, conformado y consolidado, que evite una distorsión en la escala salarial y que resguarde a los docentes de la inflación mediante un mecanismo de actualización", indicó la presidenta de la FEB, Mirta Petrocini.

El Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), la Unión de Docentes Argentinos (UDA), la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) y el Suteba también criticaron la decisión del gobierno de postergar los pagos adeudados.

"Tenemos una postura unificada sobre los reclamos", dijeron los gremios al término de la reunión que se celebró en el Ministerio de Hacienda. Pero desde el Suteba evitaron sumar declaraciones públicas.

En la reunión de ayer no hubo una oferta formal para actualizar los sueldos de 2020, pese a que la fecha prevista para el inicio del ciclo lectivo es el 2 de marzo.

Si el gobierno no deposita antes el dinero adeudado de diciembre habrá conflicto en el inicio de clases en el territorio más grande del país. Pero aún nadie habla de un paro, una modalidad que se había vuelto habitual en los últimos años. Vidal terminó en 2019 por eliminar el conflicto al disponer un aumento con cláusula gatillo.