Grecia y Macedonia firman un pacto para cambiar el nombre de la ex república yugoslava

Por Karolina Tagaris
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y su homólogo de Macedonia, Zoran Zaev, antes de firmar el acuerdo para cambiar el nombre a la antigue república yugoslava. en el pueblo de Psarades, en Prespes, Grecia, el 17 de junio de 2018. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Por Karolina Tagaris

PRESPES, Grecia (Reuters) - Grecia y Macedonia desafiaron las protestas y enterraron décadas de disputas el domingo cuando acordaron un nuevo nombre para el estado de los Balcanes, lo que posiblemente allane el camino para la admisión de Skopje a la Unión Europea y la OTAN.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Grecia y Macedonia firmaron un acuerdo para cambiarle el nombre a la ex república yugoslava a "República de Macedonia del Norte ", a pesar de la tormenta política desatada en ambos países.

En el entorno idílico de Prespes, una región de los lagos que limita con Grecia, Macedonia y Albania, los altos cargos de ambos países se abrazaron, estrecharon la mano y llegaron a un acuerdo en presencia de funcionarios europeos y de las Naciones Unidas.

El acuerdo aún requiere la aprobación de ambos parlamentos y un referéndum en Macedonia. Esa aprobación está lejos de ser segura, ya que enfrenta una dura oposición del público griego, y el presidente de Macedonia ha prometido no ratificar el acuerdo logrado por su primer ministro.

"Tenemos una responsabilidad histórica de que este acuerdo no se suspenda y estoy seguro de que lo gestionaremos", dijo el primer ministro griego, Alexis Tsipras, mientras él y su homólogo macedonio, Zoran Zaev, recibían la ovación de los invitados en la ceremonia junto al lago.

Tsipras sobrevivió a una moción de censura presentada por la oposición el sábado, pero el rechazo de la opinión publica contra el acuerdo con Macedonia es fuerte.

Hasta el 70 por ciento de los griegos se opone al compromiso, mostró el sábado una encuesta de opinión del periódico Proto Thema. En Psarades, la pequeña comunidad junto al lago donde se firmó el acuerdo, la campana de la iglesia del pueblo sonaba de luto, envuelta en una bandera griega.

Según el acuerdo, Grecia levantará sus objeciones a la nación renombrada que se une a la UE y la OTAN.

"Nuestros dos países tienen que abandonar el pasado y mirar hacia el futuro", dijo Zaev. "Fuimos lo suficientemente valientes como para dar un paso adelante".

Grecia ha estado en disputa con Macedonia desde 1991 por el nombre de la ex república yugoslava ya que, según Atenas, Macedonia ya existe y es una región griega. El nombre del país vecino podría implicar reclamos territoriales sobre la provincia griega de Macedonia, argumentaban los políticos griegos.

El sábado, miles de manifestantes frente al edificio del parlamento griego gritaron "¡Traidor, traidor!".

El veterano mediador de la ONU Matthew Nimetz, que ha estado supervisando las conversaciones durante un cuarto de siglo, describió el acuerdo como un trato honorable. Fue, dijo, un ejemplo de "cómo los vecinos pueden resolver un problema si realmente se ponen a la obra".