Grecia protege las puertas de Europa ante aumento de refugiados desde Turquía

Atenas, 29 feb (EFE).- Grecia se ha comprometido a hacer todo lo que sea necesario para proteger sus fronteras de la presión migratoria proveniente de Turquía y, aunque de momento mantiene el control, la situación es frágil y ha solicitado a la UE una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores.

El ministro de Asuntos Exteriores griego, Nikos Dendias, mantuvo hoy una conversación telefónica con el alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, a quien solicitó una convocatoria extraordinaria del consejo de ministros de Exteriores europeos para tratar la situación de la frontera greco-turca.

Desde ayer y a lo largo del día se han sucedido los intentos de cruzar la frontera, así como los enfrentamientos entre migrantes y policías. En algunos momentos de tensión los mirgantes lanzaron piedras, ramas ardiendo y otros objetos a los agentes, que contestaron con gases lacrimógenos.

Por su parte, el ministro griego de Protección Ciudadana, Mijalis Jrisojoidis, destacó desde Evros que nadie va a entrar al país de forma ilegal.

"La situación es difícil. Las personas infelices que están atrapadas en nuestras fronteras no han venido solas. Han sido expulsadas, rechazadas y utilizadas por el país vecino, Turquía", aseguró Jrisojoidis.

Además resaltó que los griegos guardan y mantendrán intactas las fronteras europeas.

Esta mañana el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, convocó una reunión de emergencia del gabinete para tratar la situación.

Además, el viernes mantuvo conversaciones telefónicas con el presidente francés, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y su homólogo búlgaro, Boyko Borisov.

Según fuentes oficiales, ya hay unas 7.000 personas esperando con la esperanza de cruzar al lado europeo de la frontera desde Turquía.

El portavoz del Gobierno griego, Stelios Petsas, aseguró este sábado que se han evitado "más de 4.000 entradas ilegales al país" en las últimas horas tras la llegada de miles de personas hasta la frontera, en suelo turco.

Petsas agregó que 66 personas han sido detenidas por entrar de forma ilegal en Grecia desde la ciudad turca de Edirne y que se "hará lo que sea necesario" para salvaguardar las fronteras griegas y europeas.

De momento las cifras de llegadas a Grecia no están aumentando oficialmente y se mantienen relativamente bajas.

Además de los 66 de la frontera terrestre, desde ayer han llegado a las islas del Egeo unas 200 personas, según confirmó a Efe la Guardia Costera helena, poco más que en los últimos meses.

Los últimos en alcanzar la costa helena fueron un grupo de 27 personas de origen africano, que desembarcaron en Lesbos con la ayuda de una embarcación de la Armada debido a los fuertes vientos de fuerza ocho en la escala de Beaufort.

(c) Agencia EFE