Grecia a la espera de que continúen las inundaciones esta noche

·2  min de lectura

Atenas, 14 oct (EFE).- Grecia se prepara para una nueva noche de tormentas e inundaciones, después de que el temporal Balos desatara el caos en el país y haya dejado un desaparecido.

"No hay duda de que estamos enfrentándonos a un fenómeno meteorológico peligroso, especialmente en algunas partes del país (...). Tenemos por delante dos días difíciles. No debería haber autocomplacencia ni por parte del Estado, ni de los ciudadanos", dijo hoy el ministro de Crisis Climática y Protección Civil griego, Jristos Stylianidis.

Aunque de momento no hay información sobre heridos, la Unidad Especial de Desastres (EMAK) está investigando la desaparición de un hombre en un municipio al este de Atenas, después de que un vecino alertara al teléfono 112 tras ver a un hombre abandonar su vehículo para intentar cruzar a pie una corriente de agua, momento en el que perdió su rastro.

Los servicios de rescate continúan la búsqueda, aunque todavía no se ha encontrado el vehículo, a pesar de que en la zona el nivel del agua ha bajado, mientras ya han recibido cientos de llamadas pidiendo asistencia por todo el país.

El secretariado general de Protección Civil está reunido de urgencia y, según medios locales, valora prohibir los desplazamientos durante la madrugada, especialmente porque entre las 3 y las 6 de la mañana se esperan fuertes tormentas en Ática, o incluso imponer el teletrabajo durante el viernes para evitar riesgos.

Muchas calles y carreteras de la capital se convirtieron hoy en ríos, atrapando vehículos e incluso un autobús de línea repleto de pasajeros bajo un puente, cuya salida a pie y con el agua al pecho causó conmoción.

A pesar de que Protección Civil envió un mensaje de alerta a todos los ciudadanos pidiendo que eviten desplazamientos innecesarios y de que muchas de las principales vías de la capital han sido cortadas, el tráfico es muy intenso.

La situación es también muy preocupante en la isla de Corfú, en el Jónico, donde ha sido declarado el estado de emergencia y todos los centros escolares permanecerán cerrados mañana.

Las inundaciones en algunas zonas de la isla fueron tan graves que un helicóptero Super Puma tuvo que acudir a rescatar a varios vecinos que buscaron refugio sobre sus tejados, mientras un torrente de agua se llevaba por delante varios vehículos e incluso el cajero de un banco.

También cerrarán mañana los centros educativos de Ática, la isla de Eubea y Calcídica.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.