Grecia anuló las celebraciones públicas por la prevalencia de ómicron

·2  min de lectura

Atenas, 31 dic (EFE).- Después de asegurar que la variante ómicron no iba a impedir una Navidad normal, Grecia acabó dando un golpe de timón como muchos otros países y justo en la víspera de la Nochebuena canceló todas las celebraciones públicas, lo que convierte la Nochevieja nuevamente en una celebración sobre todo familiar.

El miedo a ómicron había ganado la partida, después de que en tan solo unos pocos días esta variante, de presentarse en tan solo unas decenas de casos, se había convertido en la prevalente y el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis, acabara plegándose a la voz de alarma de los científicos.

La Navidad ha transcurrido así en familia y con un fuerte despliegue policial en las calles para evitar violaciones de las restricciones.

Entre las medidas impuestas a última hora ha estado también el uso obligatorio de las mascarillas en todas partes, no solo en interiores como hasta ahora, e incluso de doble protección en supermercados y transporte público donde se producen las mayores aglomeraciones.

En el resto del comercio, así como en la restauración de por sí es obligatoria la presentación del pasaporte covid que demuestre que la persona está vacunada o ha superado la enfermedad como mucho hace tres meses.

La cotillones de Nochevieja en restaurantes deberán terminar a las dos de la madrugada, por lo que esta última noche del año se presenta nuevamente de lo más casera, algo que costará aceptar a mas de uno, sobre todo en un momento en que la aceptación de la vacuna está disminuyendo.

Hasta el momento, solo el 65 % escaso de la población se ha puesto la vacuna, y el 28 % la dosis de refuerzo, lo que ha llevado al Gobierno a imponer la inoculación obligatoria a los mayores de 60 años, a partir de mediados de enero.

Como lo peor de ómicron parece que está por delante, el Gobierno adelantó también algunas medidas previstas para enero, como el cierre de la restauración a medianoche, el límite de seis comensales por mesa, o la limitación del aforo en los estadios a un 10 % de su capacidad. Además, prohibió la música en la restauración, así como toda fiesta organizada, privada o pública.

El Gobierno asegura que no habrá cierres de escuelas, ni confinamientos generalizados.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.