De no creer. Grave: la realidad me hizo llorar

Carlos M. Reymundo Roberts