Las granjas de calabazas se adaptan para mejorar el suelo y reducir las emisiones