Graciela Ocaña: "Venimos de casi un empate; es una elección que no está ganada"

LA NACION

Todo está muy bien, pero los timbreos los inventamos nosotros con Lilita", se ríe Graciela Ocaña mientras se sienta en un bar de San Telmo, a metros de su departamento. Después de recordar sus épocas de precandidata a gobernadora bonaerense en las listas de ARI, Ocaña se centra en el presente, que la tiene a la cabeza de la lista de diputados nacionales de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires.

"Hay mucha gente que apoya el cambio, pero la elección no está ganada ni mucho menos", dice, mesurada. Sin criticar de manera frontal a Cristina Kirchner, de quien fue ministra de Salud entre 2007 y 2009, Ocaña destaca el liderazgo de Mauricio Macri. "Es el liderazgo de los honestos y del hacer por sobre las palabras", define la todavía legisladora porteña por Confianza Pública.

Además, valoriza la pluralidad de la coalición Cambiemos. "Hay discusiones internas, damos una mirada distinta que suma", dice.

-¿ Qué sensaciones le deja esta campaña que termina?

-Hacía mucho que no hacía campaña en la provincia, que es grande, potente, con recursos humanos muy importantes. Me da energía que la gente te diga que confía en el equipo de la provincia, en lo que estamos haciendo todos juntos. Ésa es la fuerza que nos contagia el vecino. Hay mucha gente con voluntad de mejorar y pararse frente a la adversidad. Y si ellos pueden, no tenemos derecho a bajar los brazos.

-Hay cierto triunfalismo en la Casa Rosada?

-La elección se gana el 22, cuando se abren las urnas y se cuentan los votos. Creo que hay una sociedad que sí está buscando afianzar el cambio que se inició en 2015, pero el trabajo que tenemos que hacer es enorme, la gente lo sabe. No hay por qué pensar que no va a ser una elección reñida, venimos de casi un empate y remontarla no es sencillo. Es una elección que no está ganada, de ninguna manera.

-Macri y Vidal llevan casi dos años de gestión. ¿Está más cerca o más lejos la premisa de pobreza cero?

-Si hay algo por lo que uno hace política es para generar igualdad de oportunidades, para que personas que, como en mi caso, venimos de muy abajo, de la clase baja o media baja tengan posibilidad de acceder a la educación pública y salir adelante. La pobreza es una gran afrenta que imposibilita la igualdad de oportunidades, pero somos una generación con voluntad de llevar adelante esos cambios, de terminar con la indigencia y la pobreza. Una gran noticia fue la reducción de los índices que reflejó el Indec, todavía falta muchísimo.

-¿Como le suenan los reparos de Cristina Kirchner, sembrando dudas sobre el conteo?

-Con fiscales y la Justicia como está trabajando, no ha habido y no habrá inconvenientes. Los votos se contaron, fue una elección muy reñida, y el resultado es el que se conoce: la ex presidenta ganó por veinte mil votos, la peor elección en la provincia, y Cambiemos ganó en Diputados.

-¿Lo dirá entonces por especulación política?

-No podría decir lo que piensa la ex presidenta, pero está claro que quiere sembrar dudas. Por eso es importante que los ciudadanos participen votando, el voto es un derecho y también un mensaje. Les pedimos a los bonaerenses que escuchen su corazón y expresen ese voto. También, que fiscalicen.

-En la UCR hay reparos sobre la posibilidad de "teñir de amarillo" Cambiemos luego de un eventual triunfo. ¿Pro se quedará con todo?

-Cambiemos es una fuerza nueva, se creó hace apenas dos años y fue exitosa, compuesta por distintos partidos, y que da discusiones interesantes hacia adentro. Cada uno de los actores que integramos Cambiemos, la CC-ARI, con Elisa Carrió; la UCR, con [Ernesto] Sanz, Mario Negri o [Julio] Cobos; los partidos más pequeños, como Confianza Pública, damos una mirada distinta que suma. Por eso la sociedad votó a Cambiemos y en las PASO tuvo buenos resultados.

-No ve riesgos entonces?

-No veo que dirigentes con tanta personalidad puedan perderla (sonríe).

-Estuvo cerca de varios liderazgos como los de Carlos "Chacho" Álvarez, Elisa Carrió o Cristina Kirchner. ¿Cómo caracterizaría el liderazgo de Macri?

-Es un liderazgo de los honestos. Comparto valores en Cambiemos, como pelear contra la pobreza, trabajar para que todos tengan igualdad de oportunidades, no tener miedo frente a la corrupción y tomar las medidas que hay que tomar, dar batallas como las que da María Eugenia [Vidal] contra la corrupción policial, el narcotráfico o los sindicalistas corruptos. Comparto el hacer, me gusta mucho gestionar y creo que las cosas se transforman no tanto desde la palabra, sino desde la decisión del hacer.

-Volverá al Congreso. ¿Cómo se ve ahí?

-Llegaré a un lugar de consenso, que hasta 2015 era una escribanía. Estuve en el Congreso de 1999 a 2004, ahí también se discutían y mejoraban las leyes. En 2011, cuando volví, las leyes salían como venían del Poder Ejecutivo. Estoy contenta, llevaré iniciativas en transparencia, lucha contra la corrupción y recuperación de bienes, y en salud.