Google está a punto de dar vuelta la industria editorial en internet

Google anunció el miércoles varias novedades en su conferencia anual de desarrolladores en Mountain View (California), entre ellas nuevas herramientas de escritura en Gmail y direcciones inmersivas en Google Maps. Pero hubo un anuncio que no llamó mucho la atención fuera de los círculos tecnológicos. Y es posiblemente el cambio más radical que ha visto Internet desde que Google se convirtió en el mayor motor de búsqueda del planeta a principios de la década de 2000.

La empresa planea cambiar la forma en que presenta los resultados de los motores de búsqueda mediante el uso de inteligencia artificial. Y, a riesgo de exagerar las posibles consecuencias, será como lanzar una bomba nuclear sobre una industria editorial en línea que ya lucha por sobrevivir.

Google demostró el miércoles cómo planea utilizar la IA generativa en los resultados de los motores de búsqueda, una función que aún no se ha puesto a disposición del público en general. Google utilizó una consulta de búsqueda de ejemplo que decía "¿qué es mejor para una familia con chicos menores de 3 años y perro, el cañón Bryce o los arcos?".

Esta consulta sobre los parques nacionales de EE.UU. en la búsqueda tradicional de Google no proporcionaría necesariamente una respuesta exhaustiva. Pero, como puede ver en la captura de pantalla siguiente, la búsqueda potenciada por la IA da una respuesta en un estilo conversacional que tiene en cuenta tanto la edad de los niños como la del perro.

Google demuestra cómo será la Búsqueda de Google en el futuro.
Google demuestra cómo será la Búsqueda de Google en el futuro.

¿Cómo funciona la IA?

La IA generativa funciona esencialmente como un truco de magia. La IA se entrena "leyendo" todo lo que está disponible en la web abierta, y utiliza esa información para formular respuestas a preguntas en un tono conversacional. "Luego, si quiere profundizar, hay enlaces incluidos en la instantánea", explicó Google en su presentación del miércoles.

¿Por qué va a perjudicar esto a la industria editorial en línea?

Porque Google está creando esencialmente respuestas a preguntas difíciles utilizando todo el contenido disponible en la web abierta, pero los usuarios de Google no tendrán que visitar las páginas que realmente contienen esa información. Y la industria editorial en línea moderna requiere que los usuarios visiten una página para que esos globos oculares se conviertan en dólares publicitarios y suscripciones.

Eso es cierto tanto para las grandes editoriales como el New York Times y Forbes como para los autores y periodistas independientes que escriben en sitios como Substack y Twitter.

La pregunta multimillonaria es si los enlaces de la derecha, que he rodeado con un círculo a continuación, conseguirán clics alguna vez.

La próxima mirada de Google a la búsqueda impulsada por IA
La próxima mirada de Google a la búsqueda impulsada por IA

Google trata de sugerir que realmente generará clics, ya que la compañía tecnológica está tratando de ser transparente sobre dónde está obteniendo toda esta información. Pero yo diría que esto es como sugerir que la gente hará clic en las fuentes de Wikipedia, que se encuentran en la parte inferior de cada entrada de la enciclopedia en línea.

Claro que alguien que esté intensamente interesado en el tema podría hacer clic en esos enlaces. Pero la gran mayoría de los usuarios se limitará a leer la entrada de Wikipedia sin preocuparse de todas las fuentes.

Y, para ser justos con los internautas, esa es una forma completamente normal de funcionar. Cuando siente curiosidad sobre, por ejemplo, la ciudad en la que nació Walt Disney, no busca que le pongan deberes. Sólo quiere saber la respuesta a una trivialidad. Por cierto, Disney nació en Chicago, y Wikipedia cita este hecho en un artículo del periódico Chicago Sun-Times de 2009.

Pero, ¿cuántas personas van a hacer clic en el artículo del periódico? Muy pocas, supongo. Y así es como las respuestas de la Búsqueda de Google empezarán a comerse el contenido que actualmente proporcionan los periódicos, las revistas y los medios de noticias en línea.

¿Hay riesgo de plagio?

Algunas personas podrían incluso considerar esto una forma de plagio, como escribió un crítico tecnológico en un nuevo post de Substack el jueves. Pero se llame como se llame, el resultado será menos globos oculares en los sitios web de los creadores de contenidos y más globos oculares en Google, que está esencialmente sintetizando la información del mundo e intentando dar a los usuarios una excusa para no abandonar nunca el ecosistema de productos de Google, incluida la Búsqueda.

Google puede vender anuncios contra esos globos oculares, anuncios que de otro modo podrían haber vendido los editores en sus sitios web directamente.

Esos globos oculares son los que hacen que la web comercial sea rentable para los creadores de contenidos y es difícil que muchos sitios web sobrevivan a un cambio tan profundo en el producto más importante de Google. De nuevo, yo diría que esto es como una bomba nuclear que está a punto de caer sobre la web, dado que la Búsqueda de Google tiene alrededor del 89% de la cuota de mercado en EE.UU. y aproximadamente el 94% en todo el mundo.

La Búsqueda de Google es la forma en que la mayoría de la gente empieza a responder a las preguntas que se le plantean, ya sea la hora y el canal concretos de un partido de béisbol o una receta de sopa de pollo con fideos.

¿Cuándo se lanzará la nueva función de Búsqueda de Google?

Esa parte no está clara. La empresa dijo que desplegará la función a modo de prueba en las próximas semanas y que se lo está tomando todo con calma, según The Verge. Pero con competidores como ChatGPT explotando en popularidad, es difícil imaginar que Google dejará que otras empresas tecnológicas le coman el almuerzo. Personalmente, conozco a gente que ya ha sustituido sus búsquedas en Google por ChatGPT. Y eso es precisamente lo que preocupa a Google.

ChatGPT, OpenAI, inteligencia artificial,

Algunos críticos de la IA insisten en que esta tecnología es poco más que exageración. Y no dudo de que algunas de las promesas que se hacen sobre la tecnología no funcionarán exactamente de la forma en que se venden. ChatGPT tiene fama de dar información errónea que se inventa sin más, a veces incluso creando artículos y trabajos de investigación completamente ficticios para respaldar sus errores, algo que los investigadores de la IA llaman "alucinaciones".

Pero esa preocupación no viene al caso. La cuestión no es si la IA dará respuestas erróneas -sin duda lo hará, y con frecuencia-. La cuestión es si estas herramientas se desplegarán de forma que cambien la forma en que los internautas consumen la información. Y parece que la respuesta ya es afirmativa.

Evidentemente, el futuro es difícil de predecir, como he demostrado en Paleofuture, el sitio web en el que escribo desde 2007 y que analiza las visiones pasadas del futuro. Pero si tuviera que hacer una predicción sobre lo que los planes de Google para la Búsqueda harán a la web abierta, tendría que adivinar que

Diezmará una industria de la publicidad ya en dificultades de la que dependen tantos periódicos y revistas, y
forzará a más creadores de contenidos a poner cosas detrás de un muro de pago -otra táctica que nunca pensé que haría con Paleofuture, pero que empecé a poner en práctica a principios de este año.

Google está a punto de lanzar la bomba que acabará con innumerables sitios web. Sólo que aún no sabemos cuándo ocurrirá. Y no sé si alguno de nuestros refugios nucleares -las suscripciones y el tráfico impulsado por Facebook- servirá de algo.

 

*Con información de Forbes US.