Google I/O 2017: el futuro de la realidad virtual será social

LA NACION

MOUNTAIN VIEW.- En el segundo día del Google I/O 2017 , su conferencia anual para desarrolladores (donde ya habló de la próxima versión de Android, y de cómo está integrando inteligencia artificial en todos sus servicios, como el de fotos), Google dio más detalles sobre su estrategia de realidad virtual , siguiendo el anuncio que hizo ayer, adelantando que su plataforma Daydream tendrá, como Windows 10, dispositivos compatibles que prescindirán de un smartphone, y que integrarán todo el hardware necesario para entrar en el mundo virtual; incluyendo un sistema que detecta el desplazamiento del usuario por una habitación sin requerir sensores externos, como usan HTC y Oculus (Intel tiene un desarrollo similar, Project Alloy, que integra todos los sensores en el anteojo ).

Google tiene, en rigor, dos estrategias de realidad virtual: los anteojos, para el consumo de contenido (la más tradicional), y los teléfonos del proyecto Tango, capaces de digitalizar en tres dimensiones el mundo real, para después permitir interactuar con él.

Capturar el mundo

Aunque ya hay dos teléfonos en el mercado con esta tecnología (de Lenovo y de Asus), sigue siendo un área bastante experimental, y por eso la compañía tenía un sector de la feria con demostraciones para probar algunas herramientas. Aprovechando que los equipos que tienen los sensores y cámaras de Tango logran una precisión que se mide en centímetros, es posible usar uno de estos teléfonos para medir un objeto con una cámara: ¿queremos saber cuánto mide realmente una habitación, y cuánto la mesa que tenemos al lado? Estará disponible, en breve, una aplicación para esto.

Pero el sistema de digitalización permite otras cosas si se lo combina con una aplicación de realidad aumentada: por ejemplo, pasear por nuestra casa y tener un mapa preciso de dónde hay buena señal Wi-Fi y dónde no; o ir a un supermercado y, con la aplicación oficial, tener en pantalla la ubicación exacta de un producto en la góndola (medida en centímetros, y detectando si estamos mirando en el estante correcto).

La compañía mostró otra aplicación que simula un maniquí frente a nosotros (al que podemos darle nuestras medidas) y nos muestra, en la pantalla del teléfono, cómo le quedan los diferentes talles de una selección de ropa. Al mover el teléfono cambia la perspectiva, por lo que al movernos podemos ver cómo se verá la parte de la espalda, etcétera.

Un simulador de ropa hecho con Project Tango. Le decís el tamaño del maniquí y simula los talles pic.twitter.com/XIdk29XI1D&- Ricardo Sametband (@rsametband) 17 de mayo de 2017

También, el futuro de las fotos con personas u objetos famosos: la precisión en el posicionamiento de Tango permite integrar una persona real en un mundo virtual en un segundo, manteniendo la escala de los objetos, su ubicación relativa cuando se mueve la cámara, etcétera.

El mundo en los ojos

En lo que respecta a Daydream, la plataforma de realidad virtual que sumará anteojos de HTC y de Lenovo (y de la que esperan casi una decena de teléfonos compatibles para fin de año, y que ya tiene 150 aplicaciones disponibles), la compañía confirmó que en la próxima actualización de software incorporará soporte para Google Cast: así, alguien podrá estar disputando una partida de un videojuego y, al mismo tiempo, compartir su punto de vista en un televisor, para que lo vean sus amigos en la misma habitación, por ejemplo.

Daydream también incorporará una versión de Chrome para usar con los anteojos 3D (que incluye soporte para páginas con contenido tridimensional) y un YouTube VR. Este último no se limita a mostrar videos en 360 grados, en los que el usuario puede elegir modificar su punto de vista; también incorpora una pata social, ya que será posible interactuar con otros usuarios que estén mirando ese video, y chatear con ellos y con el creador del video. Es una forma de aggiornar los comentarios clásicos de YouTube, y adaptarlos al uso con un casco de realidad virtual. Y es una movida similar a Facebook Spaces, que creará un entorno virtual en el que interactuar con otros usuarios por medio de avatares y anteojos de realidad virtual, aunque sin la excusa del video como elemento de unión.