Anuncios

Gonzalo Quesada: “Estoy ilusionado, éste puede ser uno de los mejores equipos de los Pumas en la historia de los mundiales”

Gonzalo Quesada, emblema de los Pumas, estuvo cerca de volver a dirigir al equipo nacional, pero seguirá en el Stade Français hasta el final de la temporada
Gonzalo Quesada, emblema de los Pumas, estuvo cerca de volver a dirigir al equipo nacional, pero seguirá en el Stade Français hasta el final de la temporada - Créditos: @Fabián Marelli

Gonzalo Quesada se fue de la Argentina a mediados de 2020, cuando estalló la pandemia, y no había regresado al país desde entonces. Desde su París adoptiva, nunca dejó de ser noticia. Primero por la forma en que resucitó a Stade Français, luego por la frustrada posibilidad de entrenar a los Pumas y más recientemente por el anuncio de su partida al fin de esta temporada del equipo parisino. Y siempre representa una inmejorable oportunidad para hablar de la actualidad del rugby, analizar el presente de los Pumas y anticipar el Mundial de Francia.

La visita express por Buenos Aires, dos años y medio después de que debió partir raudamente a París, lo mantuvo con la agenda ajetreada. Así y todo se hizo un agujero para charlar con LA NACION en su residencia temporal en un country de Pacheco. “Todavía ni pudimos salir a cenar con mi mujer”, bromeó.

La pandemia que desencadenó la disolución de Jaguares lo devolvió a Stade Français, club al que había sacado campeón en 2015 y que desde entonces había entrado en crisis. De último en la temporada previa cercenada por el Covid, a volver a los playoffs después de siete años. El segundo año fue de reestructuración, pero arrancó esta temporada en gran forma y luego de 10 fechas marcha segundo. “Era muy importante para el equipo, para el club. Estar detrás de Toulouse es un muy buen arranque, pero queda un montón y ya estamos pensando en el próximo bloque de 11 partidos seguidos, con Copa Europa incluida”.

Gonzalo Quesada, entrenador del Stade Français, equipo del que se alejará en 2023.
Gonzalo Quesada, entrenador del Stade Français, equipo del que se alejará en 2023.

-En la prensa francesa aparecieron algunas versiones de crisis y una posible salida anticipada. ¿Qué pasó?

-Cuando acepté la locura de volver al club donde ya habíamos logrado dos títulos y que había terminado último la temporada previa con una crisis importante, lo hice con un proyecto que tenía cuatro pilares: impulsar una fuerte transformación cultural, reestructurar las condiciones de entrenamiento, equilibrar un equipo que tenía gran parte del salary cap concentrado en cinco o seis jugadores y lograr estabilidad para construir el futuro sobre bases sólidas. Después de una primera muy buena temporada, ya durante el segundo año, sin entrar en detalles ni en intimidades, solo puedo decir que sentí que por diversas razones este proyecto y mi metodología iba a ser complicado de llevar adelante. Por lo cual, como dijo públicamente el Dr. Wild [Hans-Peter Wild, presidente del club], al final de la temporada pasada propuse no seguir porque pensaba que era lo mejor para mí y para el club. Finalmente fui nombrado Director de Rugby (antes era el Head Coach) por los próximos dos años. Arrancamos bien este primer bloque de partidos, pero en medio de ello salió en la prensa quiénes eran los que me iban a reemplazar después del Mundial. Obviamente no fue agradable enterarse así y es lo que dije en su momento en una conferencia de prensa, supongo tu pregunta es por eso. Pero hoy las cosas están claras. Tuve una muy buena charla con el propietario del club, con mi staff, y los jugadores expresaron un fuerte apoyo. Decidimos hacer todo lo posible por vivir una gran temporada juntos.

-En el medio también estuvo la posibilidad de integrar el staff de los Pumas. Conocemos la versión de la UAR, pero no la tuya…

-La experiencia que tuve con Jaguares fue espectacular. Tanto con el grupo de jugadores y el staff como con los dirigentes y toda la UAR, fue excelente. Después de la renuncia de Mario [Ledesma] y como les contó Gabriel Travaglini, tuve una charla con Marcelo Rodríguez y Gabriel en París. Se hablaron algunas opciones, pero no se dio. Lo único importante ahora es este equipo y la camiseta de los Pumas, que todo el rugby argentino empuje para el mismo lado y que lleguen lo mejor posible al Mundial.

-¿Qué fue lo que no te convenció en esa charla?

-No me parece bien contar la intimidad de esa reunión. Sólo repito lo que les dijo Gabriel. Ahí me comunicaron que Cheika iba a ser la cabeza del proyecto Pumas. Con respecto a mi rol, sentí que la propuesta era muy similar a la que ya había aceptado en 2018, por la cual había dejado Europa y vuelto a Argentina. La diferencia es que yo sabía que después de colaborar con los Pumas iba a liderar el proyecto Jaguares, que para mí era un súper desafío. Esta vez, desde mi perspectiva, no estaba claro lo que venía después de este año. Eso me hizo dudar. Entendí perfectamente la posición de la UAR, valoré muchísimo la honestidad, el gesto de venir a París y las muestras de respeto, pero volverme por un plazo corto, en ese rol, luego de menos de dos temporadas en Stade Français era demasiado complicado. Fue durísimo, porque los Pumas no es un equipo más. Esa camiseta y ese grupo no se compara con nada en el mundo.

Gonzalo Quesada tiene la cabeza en el Stade Français, pero no pierde de vista a la actualidad de los Pumas.
Gonzalo Quesada tiene la cabeza en el Stade Français, pero no pierde de vista a la actualidad de los Pumas.

-¿Sentís que se puede dar en algún momento o esto te aleja?

-No tengo ni idea... pero no creo que la puerta esté cerrada. Nunca especulé en mi carrera. He aceptado desafíos sin pensar mucho más allá de sentir el presente y la posibilidad de crecer. Yo voy a seguir preparándome para ser el mejor entrenador posible, como lo hago desde hace 15 años. No creo que esto me haya acercado ni alejado. Pero insisto, lo importante hoy y siempre son Los Pumas. Que sigan preparándose como lo están haciendo, porque tienen un talento enorme, un grupo impresionante con un nivel de compromiso gigante, guiados por un tremendo staff de grandes profesionales y excelentes personas.

-¿Cómo ves este proceso?

-Se arrancó en julio con Escocia donde hubo muy buenos momentos y algunas lagunas, fue un poco irregular, pero es normal cuando se quieren implementar nuevas ideas. Después en el Championship hubo un par de performances muy interesantes. Lo que están buscando es un poco más de constancia y consistencia. Creo que en eso se está laburando. Arrancaron bárbaro la gira con Inglaterra. Conozco el grupo y siento que son conscientes de la oportunidad que tienen. Está todo dado para que se venga un muy buen año de preparación y hagan un muy buen Mundial. Estoy ilusionado, porque este puede ser uno de los mejores equipos de los Pumas en la historia de los Mundiales. Los detalles que les faltan hoy, no es nada que no sea corregible de acá al Mundial. Los Pumas le pueden ganar a cualquiera. Están tomando consciencia de ello, se nota el laburo de fondo en los aspectos profundos para estar preparados cuando les toque jugar contra los primeros cuatro o cinco mejores del mundo.

Un enfervorizado Gonzalo Quesada disfruta de la recuperación de Stade Français, el equipo parisino al que revitalizó desde la pandemia.
Un enfervorizado Gonzalo Quesada disfruta de la recuperación de Stade Français, el equipo parisino al que revitalizó desde la pandemia. - Créditos: @John Berry

-¿Cuáles son esos aspectos que ves que están trabajando?

-Esa base de confianza, de saber construir los partidos, de saber cuáles son tus puntos fuertes y tener la cabeza preparada para llevar los partidos a tus fortalezas, a confiar minuto a minuto para que los momentos bajo presión no te saquen del partido. Tenemos hoy por hoy jugadores capaces de hacer la diferencia. Creo que van a llegar en condiciones de que no sea una hazaña como en 1999 o 2007. Se está capitalizando el laburo hecho por Mario y su staff, se siente la pata de Cheika y de su staff actual también, un equipo con confianza, viviendo algo muy fuerte.

-¿Cómo están viviendo los franceses este momento del seleccionado de cara al Mundial?

-Me impresiona el nivel de expectativa que tienen. Se lo ganaron, porque van 12 partidos invictos, tienen un grupo de jugadores increíbles. Pero eso viene con un nivel de presión altísimo. No se habla de otra cosa que Francia se prepara para ganar el Mundial, Francia campeón. Tiene lógica, pero puede generar mucha presión. Por lo que hablé con [Fabien] Galthié, es algo que tienen incorporado y están preparando al equipo mentalmente para el desafío.