Gomita teme por su vida

CIUDAD DE MÉXICO, enero 20 (EL UNIVERSAL).- Los "demonios" de la influencer Gomita no solamente salen en su vida, también de la cárcel. La actriz confesó que vive con miedo a la venganza que pudiera tomar su papá, luego de salir bajo fianza, tras ser encontrado culpable de cargos de violencia.

Araceli confirmó que la sentencia a su progenitor fue un año de cárcel, pero se puede pagar con fianza de 4 mil pesos. "Solamente lo pudieron acusar de violencia física, pero como no llegué casi muerta, no llegaron a los seis años de prisión que es la más alta. Su multa fue de 4 mil pesos", dijo la hermana de Lapizito al programa "Caras vemos, sufrimientos no sabemos".

Pero más allá de la resolución judicial, Gomita se quebró en llanto durante el programa, al revelar oscuros episodios de violencia que vivió en su infancia.

"Tenía cuatro años y me quemaba las manos en la estufa, me corrió de la casa como a los seis años. Los castigos eran tenerme en algún rincón sin cobija y no me podía parar al baño, tenía que hacer ahí".

También narró la última vez que su padre golpeó a su mamá, ella intentó protegerla y fue ahí que el hombre la comenzó a golpear a "cabezazos y patadas", tanto que incluso le arrancó las extensiones de cabello que se puso.

La joven enfatizó que tras hacer la denuncia por violencia, solo quería que su papá no se le acercara y ahora que está libre, enfatiza que desea que tenga la voluntad para ir a terapia porque "en la cárcel no entendió". Ahora vive con miedo de que su papá "se desquite".