Tras golpiza en combi, no se han reportado robos en la México-Texcoco

·3  min de lectura

LOS REYES LA PAZ, Méx., agosto 9 (EL UNIVERSAL).- Luego del intento de robo que pretendían cometer dos ladrones en una unidad de transporte público de la ruta 83, uno de los cuales fue linchado por varios usuarios, hechos que fueron grabados por las videocámaras de la unidad que circulaba sobre la carretera federal México-Texcoco, no se han reportado otros hurtos en esa línea, informaron dirigentes de la empresa concesionaria.

"Hasta ahorita no me han reportado, gracias a Dios no ha habido ningún asalto. Es normal, nos ha pasado en otras ocasiones, semana, semana y media se calman y luego otra vez empiezan a operar estos ladrones", contó uno de los líderes de la ruta 83.

Según las imágenes que se hicieron virales en redes sociales, los hechos ocurrieron la tarde del viernes 31 de julio cuando dos sujetos, uno de ellos aparentemente armado, pretendían despojar de sus pertenencias a los pasajeros que se dirigían a la base de Chapingo, en Texcoco.

Solo uno de ellos pudo subir a la unidad y se dirigió hacia la parte de atrás para arrebatarle su teléfono celular a un hombre. El cómplice, quien se llevó la mano a la cintura para sacar un arma, no abordó el vehículo concesionado porque el operador aceleró.

Al darse cuenta que estaba solo el supuesto asaltante que despojó de su aparato móvil a uno de los usuarios, quiso descender de la vagoneta, pero un pasajero que iba sentado cerca de la puerta se lo impidió, lo que aprovecharon los otros viajeros para derribarlo y tundirlo a golpes dentro de la propia unidad.

Después de agredirlo durante cinco minutos, aproximadamente, los usuarios lo bajaron de la vagoneta, lo desnudaron y lo dejaron tendido sobre la carpeta asfáltica de la carretera México-Texcoco, a la altura de la comunidad La Magdalena Atlicpac.

Operadores de otros automotores de transporte público comentaron que vieron deambular desnudo al presunto ladrón en la misma zona donde lo dejaron golpeado los pasajeros, pero nadie sabe qué pasó en realidad con él.

En redes sociales se difundió días después que por la golpiza que recibió de parte de los usuarios, el presunto ladrón presentaría una demanda contra los usuarios y la línea de transporte, pero la empresa concesionaria verificó en la Fiscalía General de Justicia del Estado de México y no hay alguna denuncia registrada.

El operador de la unidad donde ocurrieron los hechos, por temor a sufrir alguna venganza de la banda a la que pertenecen los hombres que intentaron robar a los pasajeros, abandonó su trabajo, por lo que tampoco se presentó una denuncia por esos hechos.

Los concesionarios de transporte de esa zona del oriente del Valle de México acusaron que los elementos de Tránsito Estatal están más ocupados en detener a las unidades por falta de hologramas, que por la pandemia de Covid-19 se suspendió la verificación, que por reforzar los operativos contra las bandas que se dedican a robar a los usuarios y conductores.

"Solo hay operativos para desinfectar las unidades de transporte, pero no hay operativos policiales para detener a los rateros que operan en esa zona que son varias bandas", mencionó el líder transportista.