Golpe al bolsillo: los analistas advierten que la inflación se acelera en enero

Esteban Lafuente
·4  min de lectura
Los alimentos subieron 4% en las primeras tres semanas de enero, según LCG; las consultoras estiman que la inflación promedio superará el 4% en enero
Fuente: Archivo

La inflación sigue siendo un dolor de cabeza para el Gobierno y un golpe que día a día se siente en el bolsillo de los argentinos. Porque tras el 4% que el Indec midió para diciembre, el valor mensual más alto de todo 2020, las mediciones privadas para el comienzo de 2021 indican que las remarcaciones continúan y que enero podría cerrar con un valor incluso más alto.

En el caso de C&T Asesores Económicos, las proyecciones hasta ahora marcan que la inflación en enero podría llegar al 4,6%. "Hay un aumento estacional en turismo, siguen las subas en el mantenimiento de vehículos, los precios de los autos y los combustibles, y en alimentos y bebidas, que continúan aumentando a un ritmo elevado", dijo a LA NACION María Castiglioni, directora de la consultora.

En el caso de las naftas, el Gobierno avaló el descongelamiento luego del primer semestre de 2020. Desde agosto de 2020, acumulan un alza del 22,7%. Este mes, hubo dos ajustes -2,9% el 5 de enero y 3,5% el sábado 23- en una dinámica que impacta en los costos del transporte y la logística de otros rubros.

Según los analistas, la aceleración en la devaluación del tipo de cambio pone un piso a la inflación
Fuente: Archivo

Según las estimaciones de LCG, la inflación núcleo (excluye estacionales y regulados) en enero llegaría al 4,6%, mientras que el promedio se ubicará por encima del 4%. La consultora estima una inflación del 56,1% para todo 2021, lejos del 29% que anotó el Gobierno en el Presupuesto de 2021.

La consultora, que realiza un relevamiento semanal de 8000 precios de alimentos y bebidas, observa una particular aceleración en esta categoría. Según su relevamiento, la categoría subió en promedio un 4,2% en las tres primeras semanas de enero (1,2%, 1,1% y 1,9%, respectivamente).

"Este mes carnes aflojó un poco, aunque sigue subiendo y por su ponderación en la canasta tiene mucha incidencia, y le cedió protagonismo a otros rubros en la 'carrera inflacionaria', como frutas y lácteos", precisó Franco Mastelli, economista de la consultora.

De acuerdo con este relevamiento, los rubros con mayores incrementos en la tercera semana de enero fueron comidas listas para llevar (5%) y carnes (2,9%), los dos rubros con mayor peso en la suba de precios de la categoría. También mostraron incrementos frutas (2,3%), azúcar, dulces y cacao (2%), condimentos (1,8%) y productos lácteos y huevos (1%).

Hay otro dato que refleja la aceleración de la inflación en la categoría: según LCG, el 16% de los precios relevados tuvo aumentos en la tercera semana de enero, y fue el registro más alto de los últimos tres meses.

En Ecolatina, las proyecciones son menores. La consultora destaca fuertes aumentos en alimentos (4,5%) pero estima una inflación del 3,5% en el mes. "Alimentos es preocupante. En cierta forma, podemos pensar que Precios Máximos está siendo víctima de su propio éxito. Al haber contenido las subas entre abril y junio pasados, los sucesivos descongelamientos del programa le pusieron un piso alto a la inflación de los meses siguientes, especialmente desde el último trimestre del año pasado", explicó Matías Rajnerman, economista jefe de la firma.

"El problema no es sólo económico, sino también social: la suba de alimentos y bebidas impacta más en los hogares de menores recursos, agravando la crisis en los sectores más desprotegidos", agregó el analista, quien también enfatiza las subas en otros rubros, como transporte (combustibles) y comunicaciones (telefonía e internet).

A la hora de analizar la evolución de la inflación y su aceleración en los últimos meses, Martín Vauthier, economista jefe de Eco Go, apuntó a la aceleración de la devaluación del tipo de cambio oficial. Como la inflación subió, el Banco Central convalidó una suba más acelerada del dólar mayorista, para evitar una apreciación de la moneda, aunque eso termina luego afectando a los precios domésticos. "En el último mes, el 'crawling peg' del BCRA es del 4,2% mensual, y eso le marca un piso a la inflación, que posiblemente se termine estacionando en niveles de nominalidad parecidos a los de diciembre", dijo el analista.

Los análisis y proyecciones del mercado descuentan que no se cumplirán los pronósticos del presupuesto y su 29% de inflación para 2021. En la última edición del informe Latinfocus Consensus Forecast, el promedio de las estimaciones espera un 48,9% anual este año.

En tanto, la última publicación del Relevamiento de Expectativas del Mercado que compila mensualmente el Banco Central marca una proyección del 49,8%. En ese análisis, se proyecta un 4% para enero y un promedio del 3,6% mensual para el primer semestre.