Golpe para Bachelet: tras recibir fuertes críticas, no seguirá al frente del principal organismo de DD.HH. del mundo

·5  min de lectura
Michele Bachelet, tras pronunciar el discurso en el que confirmó que no buscará un segundo mandato
Michele Bachelet, tras pronunciar el discurso en el que confirmó que no buscará un segundo mandato - Créditos: @FABRICE COFFRINI

GINEBRA.— La responsable de derechos humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, dijo hoy que no buscará un nuevo mandato de cuatro años, tras un primer periodo empañado por las críticas a su respuesta al tratamiento que reciben de China los uigures y otras minorías musulmanas en la región occidental de Xinjiang.

Bachelet hizo el anuncio en su mensaje de apertura de la sesión del Consejo de Derechos Humanos. “Será la última en la que informo” al organismo de 47 miembros, dijo hoy. La vocera de la oficina de derechos Ravina Shamdasani confirmó que eso quería decir que Bachelet, expresidenta de Chile, no buscaría un segundo mandato de cuatro años cuando éste termine el 31 de agosto.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que designa al jefe de derechos de la ONU, reiteró hace poco su apoyo a Bachelet, criticada por Estados Unidos y otros por supuestamente no hacer suficiente contra los supuestos abusos de derechos en Xinjiang durante su viaje a China el mes pasado, cuando se reunió con el presidente, Xi Jinping, y otros altos cargos.

Bachelet, durante el discurso en Ginebra
Bachelet, durante el discurso en Ginebra - Créditos: @Jean Marc Ferré


Bachelet, durante el discurso en Ginebra (Jean Marc Ferré/)

“Él [Guterres] quería que me quedara pero (...) ya no soy una mujer joven y después de una larga y rica carrera, quiero volver a mi país, con mi familia”, explicó Bachelet.

El cargo de Alto Comisionado para los Derechos Humanos está confrontado a fuertes presiones políticas por parte de muchos países de todo el mundo. Aunque puede ser llevado a cabo durante dos mandatos, casi todos los predecesores de Bachelet evitaron quedarse más de un mandato.

Bachelet, de 70 años, asumió el cargo en septiembre de 2018. Sus investigaciones sobre la situación de derechos humanos en Venezuela habían sido ampliamente reconocidos, lo que la habían convertido también en un blanco de críticas del régimen chavista.

La sesión del Consejo de Derechos Humanos de hoy
La sesión del Consejo de Derechos Humanos de hoy - Créditos: @FABRICE COFFRINI


La sesión del Consejo de Derechos Humanos de hoy (FABRICE COFFRINI/)

Desde el comienzo de su gestión expresó de inmediato su esperanza de visitar China y revisar por sí misma la situación de derechos en Xinjiang. Su oficina reiteró que ella y su equipo trabajaban para crear las condiciones adecuadas para el viaje, que finalmente se produjo el mes pasado. Pero sus críticos dijeron que no había hablado con suficiente firmeza y no presionó lo suficiente a las autoridades durante la visita. Ella insistió en que el viaje no era una “investigación’' y recalcó que había abierto un canal de comunicación con las autoridades chinas de alto nivel.

Bachelet, una política con experiencia que había tratado con mandatarios de todo el mundo como presidenta de Chile, e hija de un hombre que fue torturado durante un régimen de derechas en su país, era ampliamente considerada como una elección sabia en el ámbito político que aportaría una estrategia menos directa y más cooperativa al cargo, a diferencia de su predecesor, el príncipe jordano Zeid Ra’ad al-Hussein.

Tras una breve conferencia de prensa en China al terminar su viaje el 28 de mayo, Bachelet aprovechó el discurso de hoy ante el consejo de derechos para dar más detalles sobre sus conversaciones con las autoridades chinas. Dijo haber expresado su preocupación por la detención arbitraria y el “patrón de abusos’' contra uigures y otras minorías de mayoría musulmana en Xinjiang.

Bachelet, durante el discurso
Bachelet, durante el discurso - Créditos: @FABRICE COFFRINI


Bachelet, durante el discurso (FABRICE COFFRINI/)

La funcionaria señaló que su esperado reporte sobre la situación de derechos en Xinjiang —donde según algunas voces críticas, los uigures han sido sometidos a un genocidio— se está “actualizando’' y se compartirá con las autoridades de Pekín “para comentarios sobre hechos’' antes de su publicación. China ha rechazado las acusaciones y defiende sus “centros de formación y educación vocacional’', que las voces críticas describen como centros de detención.

Human Rights Watch publicó la semana pasada un comunicado de 230 grupos activistas que representaban a personas de Xinjiang, Tíbet, Hong Kong y otros lugares de China y que pedían la renuncia de Bachelet. En el documento, los grupos la acusaban de “blanquear las atrocidades de derechos humanos del gobierno chino’' durante su visita.

Bachelet ha defendido antes el viaje, en el que se reunió directamente con el presidente Xi, como una oportunidad de entablar conversaciones directas con dirigentes chinos y allanar el camino a interacciones más regulares para instar a China a cumplir sus obligaciones según el derecho internacional de derechos humanos.

Hoy dijo que había planteado “las violaciones de derechos humanos en el contexto de las políticas chinas para combatir el terrorismo y salvaguardar la seguridad nacional’' así como las protecciones para minorías étnicas, mujeres y derechos humanos “en el espacio digital’' y los negocios.

Preocupaciones

En su discurso de hoy, Bachelet enumeró una serie de preocupaciones, como la inflación, la creciente inseguridad alimentaria, las preocupaciones sobre el medio ambiente y preocupaciones específicas de algunos países.

Se refirió a un posible brote grave de Covid-19 en Corea del Norte si no se emprende una campaña de vacunación allí y pidió a la comunidad internacional que “relaje las sanciones’' para permitir que la ayuda internacional y contra el COVID-19 llegue a la gente en el país. La Organización Mundial de la Salud ha lamentado que Pyongyang no ha proporcionado información suficiente sobre el brote allí.

Sobre Rusia, Bachelet tachó de “preocupantes’' las detenciones arbitrarias de un “gran número’' de manifestantes contrarios a la guerra del presidente, Vladimir Putin, y expresó su preocupación por un aumento de la censura y las restricciones sobre los medios independientes en Rusia.

Trayectoria

Tras un primer mandato (2006-2010), que concluyó con niveles récord de popularidad, Bachelet no pudo presentarse inmediatamente, ya que la Constitución no permite ejercer dos veces consecutivas.

Fue nombrada entonces al frente del organismo ONU-Mujeres, en Nueva York, un cargo internacional desde el que propulsó el valor de las mujeres en política.

A finales de 2013, volvió a presentarse para dirigir su país y llevó a cabo un segundo mandato (2014-2018), durante el cual impulsó varias reformas progresistas, como la adopción del matrimonio entre personas del mismo sexo y la despenalizacion del aborto.

Agencias AP y AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.