Una goleada inapelable

Dos realidades distintas se plantaron cara a cara ayer en el Barrio Obrero platense. Por un lado, Los Tilos, que volvió a meterse en el Top 14 luego de seis años; por el otro, Hindú, la visita, candidato permanente a quedarse con el título del rugby porteño.

Con esos antecedentes fue fácil predecir lo que iba a suceder dentro del campo de juego. El equipo de Don Torcuato fue un amplio dominador del partido gracias a la actitud y buen juego que desplegaron sus backs, que provocaron aplausos tanto de su gente como de los dueños de casa. El local, en tanto, debió pensar en defenderse todo el tiempo y poco pudo hacer cada vez que tuvo la pelota. Por eso, el 49 a 6 final deja poco margen para el análisis.

Hindú mostró su mejor cara, incisiva en el ataque y cercana a las raíces del juego desplegado que supo mostrar en temporadas pasadas. "La clave fue mover la pelota e imponer nuestro ritmo. Es a lo que apuntamos. Ése es el camino por seguir", dijo Joaquín Díaz Bonilla, que supo liderar a sus backs y encontrar los huecos en la voluntariosa pero poco efectiva defensa de Los Tilos.

Cargando...

YAHOO NOTICIAS EN FACEBOOK