Gobierno de Trump abandona apelación sobre designación de funcionario

Agencia EFE
·3  min de lectura

Washington, 14 ago (EFE News).- El gobierno del presidente Donald Trump abandonó su apelación al dictamen de un tribunal federal según el cual la designación de Ken Cuccinelli como director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) fue ilegal, informaron hoy los grupos demandantes.

La decisión coincidió con un dictamen legal de la Contraloría General según la cual las designaciones de Cuccinelli al frente de USCIS, y de Chad Wolf como secretario interino de Seguridad Nacional, fueron inválidas porque se hicieron sin atenerse a las disposiciones legales para la asignación de cargos de gobierno.

El 1 de marzo un tribunal federal dictaminó que el gobierno había designado a Cuccinelli ilegalmente y que el funcionario "carecía de autoridad" para cumplir las funciones.

El fallo del tribunal calificó como "inválidas y sin respaldo o efecto legal" dos directivas de inmigración emitidas por Cuccinelli que eliminaron protecciones que la ley federal otorga a quienes buscan asilo.

"Fue claro desde el principio: Cuccinelli fue designado ilegalmente para dirigir USCIS", señaló en una declaración Anne Harkavy, directora de Democracy Forward. "El gobierno de Trump se retiró de la batalla legal porque sabe que la ley no está de su parte".

Manoj Govindaiah, director de litigios en RAICES, dijo que Cuccinelli "jamás tuvo atribuciones sobre USCIS y todas las políticas que él puso en práctica, incluidas las normas más estrictas de exámenes en la frontera y el castigo a los inmigrantes que reciben asistencia social, deben abrogarse de inmediato".

Por su parte, Anna Gallager, directora ejecutiva de CLINIC, dijo que la decisión de abandonar la apelación por parte de Trump "es una victoria no sólo de los hombres, mujeres y niños afectados por las políticas de Cuccinelli, sino para todos quienes luchan por asegurarse de que el gobierno de Trump rinda cuenta de sus acciones".

En abril de 2019, la entonces secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen, renunció a su cargo y el presidente Trump anunció su intención de designar como su reemplazante a Kevin McAleenan, quien era entonces director de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

De acuerdo con las leyes sobre la administración de agencias federales el cargo debió pasar a la entonces subsecretaria interina Claire Grady.

"Debido que el funcionario incorrecto asumió el título de Secretario Interino, las enmiendas subsiguientes en el orden de sucesión hechas por tal funcionario fueron inválidas y los funcionarios que tomaron sus posiciones bajo tales enmiendas fueron nombrados apoyándose en un orden de sucesión inválido", señaló el asesor legal general de GAO, Thomas Amstrong.

La designación de los titulares en los ministerios y varias agencias del Gobierno, al igual que la de los jueces del Tribunal Supremo y de los tribunales federales, corresponde al presidente y debe ser confirmada por el Senado.

Aunque en el Senado los republicanos tienen mayoría, el presidente Trump ha evitado algunos trámites de confirmación al poner frente a los ministerios y agencias a funcionarios interinos, de los cuales hay ahora al menos 20.

El asesoramiento legal de GAO refirió el asunto al Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional para que éste determine "la acción potencial" y le instó a que "considere las acciones tomadas por funcionarios designados de manera inválida".

El Departamento de Seguridad Nacional, creado tras los ataques terroristas de septiembre de 2001 y con la consolidación de al menos 16 agencias, tiene a su cargo, entre otros el Servicio de Inmigración y Naturalización (USCIS), Aduanas y Protección de Fronteras (CBP) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Estas agencias desempeñan un papel principal en la aplicación de las políticas migratorias de Trump, que han incluido al rechazo en la frontera sur de decenas de miles de solicitantes de asilo; la detención de decenas de miles de inmigrantes recluidos a la espera de sus trámites de deportación; y la separación de miles de menores inmigrantes de sus familias.

(c) Agencia EFE