El Gobierno reconoce diferencias internas y apuesta al respaldo opositor para impulsar la negociación

·3  min de lectura
El ministro de economía, Martín Guzmán, y el presidente Alberto Fernández esta tarde en la Casa Rosada, junto a gobernadores
Fabián Marelli

El Gobierno quedó “satisfecho” con la presentación que hicieron ayer el presidente Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán, la que describió como un primer paso, pero al mismo tiempo reconoció que fue insuficiente como señal de acuerdo interno, requisito indispensable para el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Desde la Casa Rosada resaltaron que ayer estuvieron 23 de las 24 provincias representadas y que en los próximos días habrá una reunión con los gobernadores y jefes parlamentarios de la oposición. “Vamos a seguir contando todo, necesitamos el mayor respaldo posible”, resumieron fuentes oficiales.

La “bomba atómica” de Axel Kicillof y los reclamos para Alberto Fernández

Si bien la presentación no colmó las expectativas, también minimizaron las diferencias internas que expusieron ayer algunos gobernadores como Axel Kicillof (Buenos Aires), Jorge Capitanich (Chaco) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis). “Hay matices, diferencias, pero el Presidente hace equilibrio”, explicaron cerca del jefe del Estado.

El ministro de economía, Martín Guzmán, y el presidente Alberto Fernández esta tarde en la Casa Rosada, junto a gobernadores
Fabián Marelli


El ministro de economía, Martín Guzmán, y el presidente Alberto Fernández esta tarde en la Casa Rosada, junto a gobernadores (Fabián Marelli/)

En su habitual conferencia de los jueves, la portavoz Gabriela Cerruti describió el encuentro de ayer como “una reunión absolutamente trascendente e importante”, y agradeció especialmente la presencia de los representantes de las provincias opositoras –Jujuy, Mendoza y Corrientes–”porque entienden la gravedad de la situación”.

Ayer, el Presidente y el titular del Palacio de Hacienda explicaron que la principal diferencia con el organismo multilateral de crédito está centralizada sobre el peso del ajuste que la Argentina propuso y que hasta ahora el organismo multilateral de crédito no convalidó. “Lo que piden es un programa de ajuste del gasto real versus tener un programa que le dé continuidad a esta recuperación de la economía”, graficó Guzmán.

En este punto, Cerruti explicó que pese a las dificultades continúan las negociaciones con el Fondo. “Ese es el punto clave de la discusión que se lleva a cabo en estos momentos y esperamos que se pueda resolver lo antes posible. La Argentina no va a entrar en default”, lanzó la ministra ante las especulaciones que generaron las palabras de Guzmán.

Es que el discurso del responsable de Economía no cayó bien en los mercados. Hoy, los bonos abrieron la jornada en rojo y el riesgo país superó los 1800 puntos básicos.

La necesidad de buscar acuerdos

La admisión que el acuerdo con el FMI aún está lejos de una resolución no fue la única. Mientras avanza el reloj con los vencimientos –marzo será un mes clave–, los discursos de Fernández y Guzmán sirvieron como una hoja de ruta sobre los alcances de las conversaciones. La conclusión que emanó de varios despachos oficiales es que el encuentro sirvió para bajar expectativas y exponer a la oposición.

El ministro de economía, Martín Guzmán, brinda detalles de la negociación con el FMI junto al presidente Alberto Fernández y gobernadores
Fabián Marelli


El ministro de economía, Martín Guzmán, brinda detalles de la negociación con el FMI junto al presidente Alberto Fernández y gobernadores (Fabián Marelli/)

El escenario complejo que deberá atravesar el Gobierno en las próximas semanas es inviable sin un respaldo de parte de la oposición. Fue por eso que desde el Gobierno agradecieron la postura del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. “Nos parece muy importante su postura. Habla de sensatez política, en el sentido de hacerse cargo”, resumió Cerruti.

Ayer, el titular del Palacio de Hacienda dejó en claro que las diferencias con el organismo multilateral de crédito están focalizadas en “el sendero fiscal”. En este punto el Presidente expresó con claridad que “la palabra ajuste está desterrada de la discusión”.

El encuentro buscó escenificar un respaldo interno a la negociación, algo que aún está lejos de alcanzar el gobierno nacional. Como publicó LA NACION, crece la desconfianza sobre el rumbo que Guzmán le imprimió a la negociación con el FMI. Las quejas se escuchan entre gobernadores y también desde el Congreso. Una de las cuestiones que le cargan al ministro fue la escasa convocatoria que tuvo la presentación.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.