El cierre de comercios enfrenta al Gobierno francés con decenas de alcaldes

Agencia EFE
·2  min de lectura

París, 3 nov (EFE).- El cierre de comercios de productos considerados no esenciales por el nuevo confinamiento en Francia enfrenta al Gobierno con decenas de alcaldes que se han rebelado contra las restricciones con decretos para que las tiendas puedan seguir abiertas.

El primer ministro, Jean Castex, trató de acabar con esta revuelta insistiendo en que las principales excepciones al confinamiento domiciliario que está en vigor desde el pasado viernes son los desplazamientos para ir al trabajo y para llevar a los niños a la escuela.

"Ir más lejos es no hacer confinamiento", subrayó en la Asamblea Nacional en respuesta a las demandas de varios diputados que le pidieron que tenga en cuenta las demandas de los ayuntamientos y de los comerciantes para que flexibilice su posición.

Castex quiso restar importancia al enfado, haciendo notar que sólo 71 alcaldes de los más de 36.000 municipios que hay en Francia han adoptado decretos que autorizan la apertura de comercios afectados por el cierre administrativo del confinamiento, y que han sido recurridos por el Gobierno.

Sobre todo, insistió en que la razón de esta nueva vuelta de tuerca en las restricciones de movimientos es que "Francia, como el resto de países europeos, se enfrenta a una segunda ola epidémica particularmente grave que se ha acelerado en las últimas semanas", y que solo ayer provocó más de 400 muertos en el país.

Para intentar calmar el malestar de los comerciantes, y sobre todo evitar las quejas de agravio comparativo con los supermercados e hipermercados que pueden seguir abiertos, el Ejecutivo ha obligado a estos últimos a retirar de la venta física todos los productos que no se consideran esenciales.

Esto afecta a libros, videojuegos, juguetes, flores, artículos de decoración, joyas, bisutería, ropa, artículos deportivos o grandes electrodomésticos.

En paralelo a este conflicto con los comerciantes, que ya ha dado lugar a una anulación del decreto municipal de la ciudad de Colmar por un tribunal, el Gobierno evidenció también este martes falta de coordinación con el anuncio de su portavoz, Gabriel Attal, de que se pondrá en marcha un toque de queda nocturno en París en complemento del confinamiento.

(c) Agencia EFE