En el Gobierno se preparan para la reaparición de Cristina Kirchner y dan por hecho que cuestionará el rumbo de la gestión

Cristina Kirchner y Alberto Fernández mantienen tensiones en la cima del Gobierno; ahora, las diferencias son por el futuro de las PASO y el impacto de la inflación
Cristina Kirchner y Alberto Fernández mantienen tensiones en la cima del Gobierno; ahora, las diferencias son por el futuro de las PASO y el impacto de la inflación

Cristina Kirchner volverá a subirse a un escenario este viernes, a 64 días de la noche en que quisieron matarla. Su reaparición está prevista para las 17, en el acto de cierre de los Congresos regionales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y en medio de un fuerte operativo de seguridad. La Policía Federal, encargada de la custodia de la exmandataria, reforzó el número de efectivos abocados exclusivamente a ella y sus movimientos, según confiaron a LA NACION fuentes del área . La vicepresidenta estará acompañada por el líder de la UOM, Abel Furlan; por su hijo, el diputado Máximo Kirchner, y por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Las últimas apariciones de Kirchner en este tipo de actos se dieron en julio pasado. Fueron el sábado 2 de ese mes, en Ensenada, cuando en medio de su exposición se conoció la renuncia de Martín Guzmán al Ministerio de Economía. Y el viernes 8, en Santa Cruz, en una aparición en la que, ironizando sobre sus últimos dichos, apuntó: “No voy a revolear a ningún ministro”. Después de eso, la exmandataria se avocó a su escenario judicial, en el marco de la causa Vialidad, y mientras eso sucedía, se produjo el atentado en su contra, que cambió, entre otras cosas, la dinámica de sus apariciones públicas.

Procesaron a Jonathan Morel y otros tres militantes de Revolución Federal

Para este viernes se especula con un discurso que podría tener, nuevamente, una fuerte impronta económica, en línea con lo que viene expresando vía Twitter, donde en el último mes apuntó a las empresas alimenticias primero y a las prepagas por sus aumentos después.

En Casa Rosada hay especial atención por lo que pueda decir la exmandataria. Descuentan que, “elíptica o directamente” habrá un golpe a la administración de Alberto Fernández, aunque resaltan que el diálogo entre ambos no está interrumpido.

En el medio de la fuerte tensión interna que atraviesa la coalición, está el debate por la posible suspensión de las PASO, que motorizan desde el ala dura del oficialismo. Aunque Kirchner no emitió postura pública por el tema y desde el kirchnerismo deslizan que no estaría convencida de avanzar con la suspensión, el hecho de que Fernández quiera candidatearse para ser reelecto es un motivo de tensión fuerte.

Cuando se produzca la reaparición pública de Kirchner, está previsto que Fernández se muestre en Santa Fe junto al expresidente de Bolivia Evo Morales y el chileno Marco Enríquez Ominami, fundador del Grupo de Puebla. Será en la Feria del libro nacional y popular” de la capital santafesina.

Con la provincia de Buenos Aires como apuesta central para las próximas elecciones, la vicepresidenta agendó un segundo acto en La Plata, el próximo 17 de noviembre. Se realizará en el Estadio Único Diego Armando Maradona y la funcionaria será la única oradora.

La reaparición en un espacio público de Kirchner se da luego poco más de dos meses después del atentado en su contra. La noche del 1° de septiembre, mientras saludaba militantes en la puerta de su departamento en Recoleta, la vicepresidenta fue apuntada con un arma por Fernando Sabag Montiel, un hombre de 35 años de origen brasileño, quien desde entonces permanece detenido.

BUENOS AIRES, ARGENTINA - SEPTEMBER 01: momentos en que la vicepresidenta fue atacada por Fernando Sabag Montiel
BUENOS AIRES, ARGENTINA - SEPTEMBER 01: momentos en que la vicepresidenta fue atacada por Fernando Sabag Montiel - Créditos: @Tomas Cuesta

El hecho se dio en días en que la exmandataria repetía diariamente -al salir y al volver de su casa, en la esquina de Juncal y Uruguay- su rutina de saludar a los militantes que le manifestaban su apoyo después de que el fiscal Diego Luciani había pedido una condena de 12 años de prisión en su contra, en el marco de la causa Vialidad.

Poco después de eso, Kirchner hizo un descargo público a través de sus redes. Durante la tarde del sábado 27 de agosto hubo incidentes en las inmediaciones de su casa, con unas vallas dispuestas por el gobierno porteño, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta, para limitar la presencia de los militantes en el lugar.

En la noche de ese día, luego de lo sucedido que derivó incluso reuniones entre funcionarios de ambos gobierno, Kirchner salió a hablar públicamente en el lugar, para dirigirse a quienes seguían allí. Cuatro días después se perpetró el atentado en su contra y ya no volvió a mostrarse en lugares abiertos. De hecho, para ese sábado 3 estaba previsto un acto suyo en Merlo, el Congreso del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, que obviamente fue suspendido. A partir de entonces todas sus apariciones fueron en el Senado de la Nación.

“Es una persona que toda la vida se dedicó a la política y más allá de estas circunstancias que vivió, sabe que tiene que volver a la escena pública”, responden cerca suyo cuando se consulta en su entorno sobre su decisión de volver a un acto tras el intento de asesinato.

Cristina Kirchner, al día siguiente del atentado, con custodia reforzada
Cristina Kirchner, al día siguiente del atentado, con custodia reforzada - Créditos: @Ignacio Sánchez

Agregan que “está muy bien y a la vez preocupada por las situaciones de la justicia, con las liberaciones y las decisión de la Cámara (de Apelaciones) que manda a elevar parcialmente la investigación a la etapa de juicio oral. Es el atentado a una vicepresidenta, no es un robo de gallinas, amerita profundidad en la investigación”.

Desde el kirchnerismo también señalan la disconformidad con la Justicia “por no investigar la pista del diputado Gerardo Millman”, a pesar de que dos personas de su entorno y él mismo se pusieron a disposición de la jueza federal María Eugenia Capuchetti.

En todo ese escenario judicial, desde el kirchnerismo apuntan las críticas a los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi que intervienen en el caso y que fueron cuestionados desde que se dieron sus traslados durante el macrismo. Enmarcan desde el oficialismo que todo se da en un contexto de “persecución” en el que “en el atentado orientan todo hacia la custodia y los compañeros que estaban presentes y actuaron todos bien. Sin profundizar en autores intelectuales”.

Ambos camaristas fueron también criticados por Fernández, quien a través de su cuenta de Twitter sostuvo: “Una vez más, la Sala 1 de la Cámara Federal de Comodoro Py, integrada por dos magistrados que ocupan sus asientos de forma contraria a la Constitución, interviene en una causa de relevancia institucional”.

El posteo de Fernández fue leído en parte del oficialismo como un guiño a Kirchner en la antesala de un nuevo discurso que podría volver a hacer temblar el frente. Por eso la expectativa se posa con fuerza en lo que sucederá la tarde de este viernes en el microestadio municipal de Pilar.

Se espera que en el acto haya entre 8000 y 10.000 militantes de la UOM, entre delegados y afiliados, además de todos los secretarios de las 54 seccionales que están convocados para el cierre del encuentro. En tanto, aseguran desde La Cámpora, no habrá militantes propios.

Además de la seguridad personal de Kirchner, que depende de la División Custodia Presidencial de la PFA, habrá operativo de la Bonaerense, de la Guardia urbana de Pilar.