El Gobierno se prepara para enviar hoy el proyecto de legalización del aborto

LA NACION
·2  min de lectura

Alberto Fernández se prepara para enviar en las próximas horas al Congreso el proyecto de legalización del aborto, con la intención de que se comience a debatir en diciembre. El Presidente estuvo repasando durante las últimas horas los alcances de la iniciativa de interrupción voluntaria del embarazo, que está escrita desde marzo y quedó archivada por la pandemia. Se espera que el texto ingrese por Diputados, donde los números son más holgados.

Según pudo reconstruir LA NACION, no se descartaba que Fernández presente la iniciativa en sociedad esta misma tarde para que se conozcan los detalles del proyecto, que permitiría la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación. En el mismo paquete, el Gobierno tiene previsto remitir un segundo proyecto bautizado "de los 1000 días" que prevé una ayuda económica del Estado para la mujer embarazada en situación de vulnerabilidad.

El proyecto de legalización de abortotiene el sello de Fernández y de una de sus principales colaboradoras, la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. El Presidente remitiría a Diputados la iniciativa -que tiene alto volumen político y atraviesa a todos los bloques parlamentarios- en medio de una sesión maratónica, marcada por el tratamiento del proyecto del impuesto a las grandes fortunas que impulsa Máximo Kirchner.

El escenario cargado que se vivirá en Diputados tendrá como telón de fondo a movilizaciones en la calle. En coincidencia con el Día de la Militancia, algunas agrupaciones políticas como La Cámpora, movimientos sociales y sindicatos convocaron a una marcha que tendrá su punto fuerte frente al Congreso, para apoyar el proyecto de impuesto a las grandes fortunas.

Senado

En el Senado -la cámara que en 2018 frustró el proyecto- serán claves los indecisos y las eventuales abstenciones de senadores oficialistas que podrían colaborar con la voluntad presidencial. El rol de Cristina Kirchner será fundamental.

Por ahora, las señales emitidas desde la Cámara alta no son alentadoras. Allegados a Cristina ya le advirtieron al Gobierno que no están los votos en el Senado para aprobar el proyecto. El interrogante que persiste es si la vicepresidenta se pondrá al servicio de impulsar un proyecto que tiene la autoría de la Casa Rosada, en medio de la tensión creciente con Fernández.

En el Senado, por ahora se contabilizan más votos en contra que a favor, aunque serían claves las voluntades de un puñado de senadores que todavía no se pronunciaron. Si bien muchos estiman que detrás de quienes no adelantan posición se esconde un rechazo, en otro caso, como el del senador santafecino Roberto Mirabella (reemplazante del actual gobernador del PJ, Omar Perotti) que se calculaba como negativo, en las últimas horas relativizó su postura.

"Voy a ver cómo es el proyecto, porque todavía no lo conocemos", dijo a Página 12. Su antecesor en la banca, Perotti, se había abstenido, pero Mirabella adelantó que él no repetirá esa postura.