El Gobierno de Portugal recorta parte de las pensiones de los funcionarios

El Gobierno portugués adoptó este jueves en consejo de ministros una medida de austeridad muy controvertida para efectuar recortes de casi el 10% en las pensiones superiores a 600 euros por mes. (AFP/Archivo | Patricia de Melo Moreira)

El Gobierno portugués adoptó este jueves en consejo de ministros una medida de austeridad muy controvertida para efectuar recortes de casi el 10% en las pensiones superiores a 600 euros por mes.

Este proyecto de ley, que centra unas duras negociaciones con los sindicatos, forma parte de la reforma del Estado a la que Portugal se comprometió a someterse ante sus acreedores para permitir reducir el gasto público en 4.700 millones de euros de aquí a finales de 2014.

El Gobierno espera así restablecer el "principio de equidad" entre funcionarios y empleados del sector privado, indicó al salir del consejo de ministros Helder Rosalino, secretario de Estado en la Administración Pública. La medida se refiere, según él, a los dos tercios de los 468.000 funcionarios jubilados.

Junto a otras nuevos impuestos, el proyecto de ley debería permitir reducir en 1.100 millones de euros el déficit del fondo de jubilaciones de los funcionarios, actualmente del orden de 4.400 millones de euros, explicó. Estas medidas se inscriben en el marco de la política de austeridad llevada a cabo por el Gobierno bajo la tutela de los acreedores internacionales, a cambio del préstamo de 78.000 millones acordado en mayo de 2011. El recorte de la pensiones adoptado por el Gobierno ha puesto a los sindicatos y a la oposición en pie de guerra.

El Gobierno también modificó una medida destinada a despedir a funcionarios sin puesto, que fue censurada a finales de agosto por el Constitucional. Según la nueva fórmula, los funcionarios en cuestión recibirán durante 12 meses el 60% de su salario, y el 40% "durante un periodo indeterminado". En el marco de la reforma del Estado, el Gobierno espera suprimir unos 30.000 puestos de funcionarios, sobre un total de 575.000 contabilizados a finales de junio. Desde 2005, 173.000 puestos han sido ya destruidos en la función pública.

El Gobierno portugués adoptó este jueves en consejo de ministros una medida de austeridad muy controvertida para efectuar recortes de casi el 10% en las pensiones superiores a 600 euros por mes.