El Gobierno pondrá $47.000 millones para resolver la pelea entre un gobernador peronista y una intendenta radical

La intendenta Inés Brizuela y Doria, el ministro Sergio Massa y el gobernador Ricardo Quintela.
La intendenta Inés Brizuela y Doria, el ministro Sergio Massa y el gobernador Ricardo Quintela.

La pelea entre un gobernador peronista y una intendenta radical, que incluyó una ciudad con basura acumulada por semanas, protestas callejeras violentas, tomas de edificios públicos y paros de municipales, se resolvió de una manera que conformó a las dos partes enfrentadas: con la Nación poniendo $47.000 millones extras para La Rioja. Y con una foto del gobernador Ricardo Quintela, la intendenta Inés Brizuela y Doria y el ministro Sergio Massa.

La cifra -que irá por fuera de la coparticipación- fue incluida en el artículo 83 del presupuesto nacional que tiene media sanción de Diputados y señala que es dinero “a favor de la provincia de La Rioja y de los municipios de esa provincia”.

Axel Kicillof se enfrente a una dura negociación para aprobar el presupuesto bonaerense

En diciembre del año pasado, la tensión entre la radical Brizuela y Doria y el gobernador Quintela tuvo su pico. La intendenta aseguraba que no existía “el estado de Derecho” y llevó su reclamo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación, después de que el Superior Tribunal provincial no le respondiera. La oposición provincial amenazó con intervenir la ciudad.

En la pelea se involucraron la Casa Rosada, a favor de Quintela, y también la UCR, apoyando a la intendenta, a quien también avalaron las otras fuerzas de Juntos por el Cambio. De ambos lados hicieron todo lo necesario para nacionalizar el conflicto, que se originó en el manejo de los fondos que hace el mandatario riojano.

Tiran basura en la puerta de la municipalidad de la ciudad de La Rioja
Tiran basura en la puerta de la municipalidad de la ciudad de La Rioja - Créditos: @Twitter

Brizuela y Doria designó en planta permanente, después de las PASO, unos 2000 trabajadores pero, para pagarles, requería que la provincia le aumentara la coparticipación. Quintela rechazó darle más dinero por entender que los nombramientos no respetaban la ley que establece que las decisiones salariales y los nombramientos deben ser “consensuados” con la administración central. El gobernador retenía la coparticipación y por eso la intendenta acudió a la Justicia, con el argumento de que sin contar con ese dinero los pagos se complicaban.

La administración provincial es la única del país que liquida y paga con los fondos coparticipables los sueldos de los empleados municipales y después les gira el remanente. Las únicas excepciones son la ciudad capital y Chilecito.

Ahora, con Massa como mediador, Quintela y Brizuela y Doria acordaron que la Nación le transferirá en forma directa los fondos a la municipalidad capitalina; mientras que la provincia seguirá de intermediaria con el resto de los distritos. Antes de las fotos de los tres, el ministro de Economía se había reunido con el gobernador a solas.

La cifra de transferencias por fuera de la coparticipación que se incluyó en el presupuesto prácticamente duplicó los $25.000 millones incluidos en el borrador. Quintela empezó a negociar el tema a poco de la llegada de Massa a Economía, cuando el ministro, a finales de septiembre, estuvo en la provincia.

Quintela tiene buen vínculo con Alberto Fernández -ue quien invitó a todos los gobernadores peronistas a reunirse en La Rioja con el Presidente en medio de la crisis posterior a las PASO-, pero con Massa no tenía una relación fluida. Después de su asunción en el gabinete, el gobernador designó como ministro de Transporte al referente del Frente Renovador en La Rioja, Ismael Bordagaray, que era legislador.

Massa tenía una visita en septiembre que canceló, pero en esos días aceptó que habría una actualización de los fondos extras y que una parte sería para la ciudad de La Rioja. En Twitter, Quintela celebró que se hubiera logrado sancionar “sin problema” el presupuesto 2023 y dijo que le permitiría a su provincia y al municipio capitalino recibir ”los recursos necesarios para resolver su administración”.

El diputado nacional Felipe Álvarez (Acción Federal), planteó sus objeciones y durante el debate del presupuesto dijo: “¿Saben cuánto le aumentaron los fondos extracoparticipables a La Rioja durante este gobierno los últimos tres años? Se los multiplicaron 12 veces, pero nadie controla a dónde va y esa plata no le llega a la gente”.

Álvarez agregó: “Que me diga algún riojano si la salud mejoró 12 veces en los últimos tres años, si mejoró 12 veces la educación de sus hijos, si mejoró 12 veces la seguridad, si aumentó 12 veces su sueldo”.

Brizuela y Doria, cuando se cerró el acuerdo, planteó que siguen acompañando el reclamo de un punto de coparticipación que La Riojacedió en la década del 80″. Sobre el consenso, afirmó: “Ha sido una tarea muy buena, porque estamos a la altura de las circunstancias, privilegiando el bienestar de los ciudadanos”.