Gobierno y opositores en Cuba rememoran un año de protestas

·3  min de lectura
La gente camina en el Paseo del Prado mientras miembros de la policía patrullan en La Habana, Cuba, el lunes 11 de julio de 2022. Un año después de que las protestas más grandes en décadas sacudieran al gobierno de partido único de Cuba, los factores económicos y políticos que las provocaron permanecen en gran medida. (AP Foto/Ramon Espinosa) (ASSOCIATED PRESS)

LA HABANA (AP) — Cuba marcó este lunes el primer aniversario de unas inusuales y polémicas manifestaciones que los opositores al gobierno consideraron el comienzo del fin de la revolución en la isla y las autoridades recordaron como una derrota de un intento de “golpe suave” en su contra fomentado desde Estados Unidos.

Las principales ciudades del país amanecieron sin sucesos relevantes. Las clases se desarrollaron con normalidad, los comercios abrieron y se observó la rutina laboral cotidiana entre los ciudadanos. También persistieron las colas para adquirir alimentos en las tiendas y largas esperas para el transporte público, una característica de los últimos tiempos en la nación caribeña sometida a una fuerte crisis, constató The Associated Press.

“Se nos dieron sucesos desagradables, lo que no deseamos que pase en nuestro país. Se produjeron hechos vandálicos, algunos con un ensañamiento y con una vulgaridad y agresividad tremendas”, dijo en relación a las protestas del año pasado el presidente Miguel Díaz-Canel en declaraciones difundidas el lunes por medio de prensa oficiales.

“Si aquí hay algo que celebrar es la victoria del pueblo cubano, de la revolución cubana, ante los intentos de los que querían convertir (las protestas) en un golpe suave, que para la variante Cuba era un golpe vandálico, y fue derrotado”, agregó el gobernante.

Miles de personas realizaron protestas el 11 y 12 de julio de 2021 quejándose de la inestabilidad económica, el desabasto, y los apagones --dramáticos para las familias en el fuerte calor estival--, exigiendo una mejor gestión y en algunos casos demandando cambios políticos. Las consignas eran diversas y la dirección de las marchas inexistente.

Una persona murió y se produjo una cantidad no determinada de arrestos. Algunas muestras de expresión terminaron en vandalismo a tiendas y las autoridades movilizaron a grupos de vecinos y simpatizantes para contrarrestar las manifestaciones lo que ocasionó enfrentamientos.

La organización 11J estimó en 1.400 los arrestos y las Fiscalía reconoció en las semanas pasadas que había unas 488 sentencias en firme contra manifestantes por cargos de desordenes públicos, vandalismo, atentado, desacato y hasta sedición con penas de más de 20 años de cárcel.

Las manifestaciones no se repitieron pese a la convocatoria para noviembre de una plataforma de internet llamada Archipiélago y liderada por el dramaturgo Yunior García, quien sorpresivamente emigró a España.

En cambio, la crisis y las carencias no cesaron. La economía comenzó a moverse lentamente luego de la disminución de casos de COVID-19 --sobre todo con el arribo de turismo-- y aunque las sanciones de Estados Unidos contra la isla se mantuvieron firmes.

En las redes sociales, la fecha coincidió con llamados a más protestas y activismo por parte de disidentes y familiares de presos.

“Hoy se cumple 1 año de las históricas manifestaciones del 11-7-2021 más que un día triste siento el orgullo de que mi valiente (esposo) estuvo ahí en las calles”, expresó en su cuenta de Twitter Saily Núñez, esposa de Maikel Puig, condenado a 20 años de presión por su participación en los sucesos.

En Nueva York, donde tiene su sede, la organización de derechos humanos Human Rights Watch presentó este lunes un informe para denunciar que el gobierno cubano “cometió violaciones sistemáticas” al responder a las protestas de julio de 2021 “con el aparente objetivo de castigar a los manifestantes y disuadir futuras protestas”.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, reconoció en tanto la “determinación y el coraje del pueblo cubano mientras continúa luchando por el respeto a los derechos humanos y perseverando a través de la represión”. Blinken demandó la liberación “incondicional” de los encarcelados o procesados, a los que consideró “presos políticos", un pedido que fue rechazado por el canciller Bruno Rodríguez, quien acusó al funcionario de injerencia.

——————-

La corresponsal en Miami, Gisela Salomon, contribuyó con este reporte.

——————-

Andrea Rodríguez está en Twitter: www.twitter.com/ARodriguezAP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.