El Gobierno y la oposición acuerdan postergar las PASO con una cláusula cerrojo

·4  min de lectura
El ministro De Pedro; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio, Mario Negri, y los presidentes de los bloques de Pro, Cristian Ritondo, y de la Coalición Cívica, Juan Manuel López
Maximiliano Vernazza/Prensa Diputados.

Tras una novela de mil capítulos, con idas y venidas, desacuerdos políticos y desconfianzas mutuas durante casi medio año, el Gobierno y los bloques de la oposición acuerdan en una reunión virtual una postura final sobre la fecha de las elecciones: sin no hay cambios de último minuto, las PASO se harán el 12 de septiembre y las generales el 14 de noviembre. El proyecto de ley consensuado incluirá la cláusula cerrojo que pretendía Juntos por el Cambio para bloquear la posibilidad de que las primarias se suspendan o que se vuelvan a introducir modificaciones en el calendario electoral.

El acuerdo fue tejido en secreto durante toda la semana con múltiples intercambios telefónicos entre el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro; el presidente de Diputados, Sergio Massa; el jefe del bloque oficialista Máximo Kirchner; el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio Mario Negri y el titular del bloque de Pro, Cristian Ritondo.

Y se sellaría hoy, en una reunión virtual encabezada por De Pedro y Massa desde el Salón de los Escudos de la Casa Rosada y con los jefes de bloque de la Cámara baja conectados por videoconferencia, en una pantalla gigante montada especialmente para la ocasión. Esta vez, los líderes parlamentarios opositores optaron por no asistir personalmente, para no quedar plasmados en una foto incómoda si el Gobierno traicionaba el consenso previo en el último minuto.

“Dejá de robar”: el incómodo momento que vivió Fernando Espinoza en La Matanza

La iniciativa fija que se modificarán “por única vez” la fecha de las PASO para el segundo domingo de septiembre y la fecha de las generales para el segundo domingo de noviembre debido al avance de la segunda ola de Covid. El registro de candidatos y el inicio de la campaña electoral se fijará 45 días antes de los comicios. Y se introducirá un artículo con la cláusula gatillo que exigió Juntos por Juntos por el Cambio para blindar la realización de las primarias.

De acuerdo al último borrador al que pudo acceder LA NACION, la cláusula quedará redactada del siguiente modo: “La presente ley no podrá ser modificada ni derogada durante el año calendario en curso en tanto regula un derecho subjetivo de los partidos políticos, instituciones fundamentales del sistema democrático, a elegir sus candidatos a los cargos electivos previstos en la Constitución Nacional”.

Un debate empantanado

La discusión en torno a la fecha de las elecciones había caído en un pantano por la indefinición del Gobierno en torno a las PASO. Con gobernadores y referentes que clamaban por suspender las primarias y borrarlas del calendario de este año, la actitud zigzagueante del oficialismo había sumido en la desconfianza a la oposición.

En un primer capítulo, De Pedro y los jefes de bloque de Juntos por el Cambio se habían reunido en el Congreso a principios de abril para avanzar en un consenso en torno a la prórroga de las elecciones. De allí surgió el borrador de un proyecto con autoría del Poder Ejecutivo que circuló entre los bloques opositores.

Con ese papel en la mano, Juntos por el Cambio hizo una devolución y aceptó aplazar las fechas de los comicios aunque puso condiciones. La principal, que la nueva ley incluyera una cláusula que asegurara el respeto de la legislación electoral vigentes. Todo parecía fluir pero, de un momento a otro, el Poder Ejecutivo frenó el envío del proyecto y suspendió una visita de De Pedro al Congreso para avanzar con el trámite legislativo.

La oposición quedó sumida en el desconcierto por una actitud que, entendía, reflejaba el desacuerdo interno en el oficialismo y una segunda intención para suspender definitivamente las PASO. Es que, además de los gobernadores peronistas, también Massa -bajo la amenaza de juntar los votos necesarios- pujaba por suprimir a las primarias de este turno electoral, mientras que La Cámpora quería garantizar la competencia de candidatos interna.

La salida

Esta semana, De Pedro reflotó las negociaciones. Primero, desde el oficialismo le hicieron una contrapropuesta a los jefes de bloque de Juntos por el Cambio que incluía una cláusula gatillo “light”, que -ante los ojos de la oposición- dejaba una hendija abierta a una eventual suspensión de las primarias. Negri hizo circular ese escrito entre los referentes de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio, que se resistieron a flexibilizar el reaseguro que pretendían.

Finalmente la Casa Rosada aceptó las condiciones iniciales de Juntos por el Cambio y, el miércoles por la noche, se llegó a un principio de consenso. De Pedro, incluso, lo puso todo por escrito en un memo que le envió a Negri, y que luego circuló por la coalición opositora. “Ellos quieren ganar un mes más para llegar mejor a la elección. Nosotros queríamos la cláusula gatillo para garantizar las PASO. Es una condición inamovible. Si ese artículo está en la ley y no lo sacan en el último minuto, cerramos el acuerdo”, dijo a LA NACION un importante referente parlamentario de la principal bancada opositora.

Así se llegó a la reunión remota de hoy, encabezada por De Pedro y Massa. Resta definir si será un proyecto de autoría del Poder Ejecutivo o si será una iniciativa firmada por los jefes de bloque.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.