Gobierno de Nicaragua lamenta muerte de "combatiente histórico" sandinista

lfp/rb/dsc

Managua, 14 ene (EFE).- El Gobierno de Nicaragua que preside el sandinista Daniel Ortega lamentó hoy el fallecimiento del "combatiente histórico" Luis Emilio Gámez Rodríguez, el segundo que muere en menos de una semana.

La vicepresidenta nicaragüense, Rosario Murillo, dijo a través de medios oficiales que Gámez Rodríguez, quien usó el seudónimo de "Dimas" durante la insurrección contra la dictadura de Somoza, murió el sábado pasado a los 64 años de edad.

Indicó que participó en las tres insurrecciones contra Somoza en la ciudad de Estelí, 149 kilómetros al norte de Managua, y que fue el primer jefe de la entonces Policía Sandinista en esa ciudad tras el triunfo de la revolución sandinista en 1979.

El viernes pasado, el Ejecutivo nicaragüense lamentó el fallecimiento del también "combatiente histórico" Ramón Enrique Luna Dávila, víctima de un derrame cerebral, en la ciudad de Masaya (sur).

Los detractores de Gobierno identificaron a Luna como un "reconocido paramilitar" al servicio del presidente Ortega que dirigió los "atroces ataques a Masaya" en julio pasado contra la población civil que había levantado barricadas.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 674 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

El presidente Ortega reconoce 199 muertos y 340 reos, que llama "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

Mientras el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), tutelados por la CIDH, asegura que existen pruebas para argumentar que el Gobierno de Ortega ha incurrido en delitos de lesa humanidad en el marco de la crisis.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de intento de "golpe de Estado" que, asegura, ya ha sido aplacado. EFE