El Gobierno negocia beneficios con la industria automotriz para acelerar ingreso de u$s5.000 M

Juan Manuel Barca
·5  min de lectura

El Gobierno puso en marcha este lunes las mesas sectoriales con el objetivo de reactivar la economía, contener los reclamos empresarios y aceitar el flujo de divisas, mediante las exportaciones y el ingreso inversiones. Esto último es clave para reforzar las reservas y calmar las presiones cambiarias que este jueves llevaron al blue al récord de $190.

Las primeras negociaciones comenzaron en el sector automotor, donde hoy se acordó un nuevo encuentro de caracter técnico para la semana próxima en el que se discutirá un borrador del proyecto de ley para la industria al tiempo que los empresarios ratificaron las inversiones previstas hasta 2021 por un total de 5.000 millones de dólares.

Dentro de la agenda automotriz se consensuaron ejes de corto y mediano plazo para potenciar la producción, la inserción internacional y la generación de empleo en el sector, que darán marco al diseño de políticas públicas para la industria y que serán plasmados en un proyecto de ley que diseñarán en conjunto.

De manera similar a la construcción, que este miércoles logró la aprobación de una iniciativa para impulsar el ahorro en esa actividad, las terminales buscan beneficios fiscales que permitan estimular la actividad. Algunas fabricantes, incluso, prevén una devaluación.

El sector todavía modificaciones a la baja temporal de las retenciones y la eliminación de reintegros, que alcanzó al rubro automotor. En la Asociación de Fabricantes de Automóviles (ADEFA) se quejan de que la medida es solo para las ventas extraMercosur, cuando el principal mercado para la Argentina es Brasil.

"No se avanza con Brasil porque bajar las retenciones al Mercosur tiene un mayor impacto fiscal por el mayor volumen de exportación que aplicar esa medida para socios externos al bloque común", explicó el gerente de una terminal.

Del encuentro de este jueves participaron el secretario de Industria, Ariel Schale, y el Secretario de Trabajo Marcelo Belloti; junto a representantes de los trabajadores y de empresarios de la cadena de valor automotriz. Fue la primera reunión de las mesas acordadas en el ámbito del Consejo Económico y Social lanzado por el Gobierno el lunes pasado.

"Los ejes principales de esta mesa sectorial conjugan el fortalecimiento de nuestras capacidades automotrices actuales y hacia donde proyectamos su desarrollo, basados en la profundización de la integración de autopartes nacionales en la cadena de valor, el desarrollo de plataformas de producción exclusivas de base exportadora, la inserción internacional en nuevos mercados, el fomento de las inversiones y financiamiento para la producción y exportación, el trabajo sobre aspectos sostenibles de la industria automotriz y el futuro de la movilidad", dijo Schale.

Uno de los puntos en estudio es el avance hacia una mayor participación de piezas nacionales dentro de los autos comercializados. En este sentido se analizó el esquema de trabajo conjunto para identificar nuevas empresas proveedoras y se presentaron los casos de integración con asistencia del Programa de Desarrollo de Proveedores.

"Con estas reuniones de trabajo buscamos anticiparnos a lo que vendrá. Cuando en una mesa se habla de productividad los trabajadores, con lógica, entran en alerta. Pero nosotros buscamos cambios, bajo el principio del tripartismo, de manera colaborativa, y a través del diálogo social", sostuvo Belloti.

Por otra parte, el funcionario descartó cambios en materia laboral. "No hay otra manera de avanzar. Los derechos deben protegerse, eso no está en discusión. Acá las tensiones se contienen y solucionan mediante las instituciones de la negociación colectiva, gracias a la organización de los trabajadores".

En cuanto a las inversiones, se habló de abrir nuevos mercados, consolidar la presencia de la industria automotriz argentina en América del Sur y Central y avanzar en mercados no tradicionales, los estímulos en derechos de exportación y reintegros, y los esquemas de financiamiento para facilitar las decisiones de inversión.

La agenda sostenible también se abordó en la mesa y se coincidió en la necesidad desarrollar la economía circular del sector automotriz argentino. Asimismo, se acordó en la promoción del uso de energías limpias, el consumo eficiente de los vehículos y la tecnologización de los eslabones de la cadena de valor.

Al encuentro concurrieron por SMATA Mario Manrique y Julián Dominguez; por UOM, Antonio Caló; por ADEFA, Daniel Herrrero y Fernando Rodríguez Canedo; por ADIMRA, Gerardo Venetulo y Fernando Aragón; y por AFAC, Carlos Maseda y Juan Cantarela.

"Estamos todos juntos. La base del trabajo es el diálogo. Pero necesitamos tener una ley que nos ampare y nos dé previsibilidad", dijo Caló. Y en la misma línea se expresó su par de SMATA, Mario Marique quien aseguró: "Necesitamos las leyes porque son la base de sustentación para trabajar".

A su turno, Herrero destacó "el canal de diálogo de la mesa sectorial como puntapié inicial para lo que viene: una mayor producción" y aseguró que ese es el marco para "resolver el corto plazo, pero pensando en el largo plazo".

También Manrique abogó por el aumento de la producción y apuntó a que "en el corto plazo se pueda llegar a la producción de 750.000 unidades con la oportunidad de cambiar el paradigma para aumentar la nacionalización de piezas. Si tenemos más volumen vamos a poder ser más competitivos".

Desde Adimra, Ventuolo celebró el encuentro y propuso que, en materia de nacionalización de autopartes, "las terminales expliciten en qué espacios podría haber mayor sustitución de importaciones para que no se hagan esfuerzos que luego no surtan efecto en la industria".

Por su parte, Cantarela también destacó la importancia de la reunión, abogó por la redacción de un proyecto de ley, y también por resolver cuestiones operativas y aseveró que "la única manera de ganar es aumentar la productividad el sector autopartista".

Las mesas sectoriales continuarán el lunes 26 con el sector de la construcción; el jueves 29 con los sectores de textil, indumentaria, calzado y cuero; y el viernes 30 con la industria alimenticia. Asimismo, en los próximos días se concretará el cronograma con la convocatoria al resto de los sectores participantes.